La Policía Local de Sevilla, adscrita a la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores, ha detenido a un hombre de 35 años de edad como presunto autor de un delito contra la salud pública cuando portaba para su distribución casi una veintena de pastillas del tipo ‘Blue punisher’, con una alta carga de MDMA, una droga sintética más conocida como éxtasis.

En un comunicado, el Ayuntamiento hispalense detalla que el detenido cuenta con cuatro detenciones anteriores, siendo el último de estos arrestos por abusos sexuales.

En este marco, el Consistorio señala que los hechos se han producido en la madrugada del pasado domingo 6 de septiembre, cuando los agentes que participaban en el dispositivo de control de ocio nocturno en la zona de Alameda de Hércules.

El suceso tuvo lugar sobre las 1,00 horas, cuando dos varones que caminaban en las inmediaciones de la calle Trajano, comenzaron a ponerse nerviosos ante la presencia policial.

Ante tal circunstancia, los agentes han procedido a identificarle y en el cacheo superficial se le encontró, además de dinero en metálico, un envoltorio con pastillas azules del tipo éxtasis, una conocida droga de diseño MDMA.

Tras el hallazgo, el posteriormente detenido ha reconocido a los agentes que las llevaba para distribuirlas «entre sus amigos».

Junto a él, otro varón de unos 20 años confirmó haber consumido media pastilla de las encontradas.

Además de las pastillas halladas en el cacheo, fue localizado en su vehículo otro envoltorio de similares características. En total unas veinte pastillas.

Así las cosas, los agentes han procedido a su detención y traslado a dependencias policiales para ser puesto a disposición judicial.

Sustancias ilegales

Este tipo de pastillas, conocidas como ‘Blue punisher’, contiene una dosis extremadamente alta de MDMA, una droga sintética que actúa como estimulante y alucinógeno. Produce un efecto energizante y distorsiona la percepción sensorial y temporal.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera (PSOE), ha destacado «la labor del dispositivo de control del ocio nocturno, fundamental para detectar delitos como éste que pueden ocasionar graves problemas de salud a quienes consuman este tipo de droga».