El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha destacado este lunes que de las 1.107 residencias en toda Andalucía, solo en 86 hay positivos, lo que supone que el 92,3% del total se mantiene libre de Covid-19.

Así lo ha indicado el consejero en declaraciones a los periodistas en Huelva, donde ha visitado las actuaciones que se están ejecutando en el Hospital Juan Ramón Jiménez. Ha presentado el plan de inversiones en infraestructuras sanitarias de la Junta, y en las que
ha reiterado que las personas mayores «son el eslabón más débil de la cadena epidemiológica». «Estamos intentando aislar y trabajar con ellos para evitar el contagio», ha señalado.

En este sentido, el pasado martes el Consejo de Gobierno aprobó una batería de medidas con el objetivo de reducir los riesgos de contagio y transmisión del Covid-19, entre las que se encuentran la suspensión de las visitas en centros residenciales y las salidas para paseos y vacaciones –inferiores a diez días– de los usuarios en aquellos centros donde exista al menos un caso confirmado de Covid-19 o más de tres casos en sospecha.

En relación a la suspensión de visitas en centros residenciales donde exista, al menos, un caso confirmado de Covid-19 o más de tres casos en sospecha, esta se mantendrá hasta 28 días después de la fecha de diagnóstico del último caso. De este modo, en el resto de situaciones, las visitas de familias estarán permitidas «si la situación epidemiológica no indica restricción alguna», y se realizarán «garantizando por parte del centro el escalonamiento a lo largo del día».

Condiciones para la suspensión de visitas

Asimismo, si la incidencia acumulada en los últimos 14 días es superior a 50 por 100.000 habitantes, se determinará la suspensión de visitas. Esta valoración también dependerá de los datos de incidencia a nivel local.

Por otro lado, también se suspenderán las salidas para paseos y vacaciones –inferiores a diez días– de los usuarios en aquellos centros donde exista al menos un caso confirmado de Covid-19 o más de tres casos en sospecha, hasta conocer resultados de las pruebas.

En todo caso, se determinará la restricción o suspensión de las salidas si la incidencia acumulada en los últimos 14 días es superior a 30 por 100.000 habitantes en el municipio correspondiente. No obstante, se podrán facilitar los paseos «en casos excepcionales con fines terapéuticos para preservar la salud mental de las personas con las consiguientes medidas de prevención, al igual que si dichas salidas se producen por otros motivos ineludibles», según ha informado la Junta.

Ingresos y regresos a los centros

En el caso de los ingresos y regresos a los centros, éstos se producirán «siempre que no se registren casos positivos en los últimos 14 días», y se realizarán PCR en las 72 horas previas. Una vez en el centro, se guardará cuarentena como medida de prevención.

En el caso de una salida voluntaria, el usuario debe permanecer estable y sin síntomas, con prueba serológica negativa y en cuarentena de 14 días en su domicilio. No obstante, si el reingreso se produce por parte de un usuario procedente de un centro hospitalario, éste debe contar con PCR negativa y realizar la consecuente cuarentena posterior en la residencia con vigilancia activa ante posibles síntomas. En el caso de que la prueba fuese positiva, se trasladará el usuario a un centro residencial que ya cuente con algún caso confirmado con Covid-19.

Por último, se establece que cada centro residencial deberá implementar un «plan de humanización» para «paliar los efectos negativos que el aislamiento puede generar en la capacidad física, cognitiva y emocional de las personas institucionalizadas».