La vuelve al cole está a la vuelta de la esquina. Los niños regresan a las aulas a pesar de que España cuenta con más de 500.000 contagios a sus espaldas. El virus ha puesto a prueba la capacidad organizativa de los centros educativos, de los gobiernos y de las miles de familias.

Algunos padres dudan de las medias de seguridad. No creen que sus hijos estén totalmente seguros, por lo que algunos de ellos se están planteando no llevar a sus hijos al colegio. Si bien, según ha anunciado la fiscalía de menores, los padres que decidan adoptar esa postura se enfrentan a multas, e incluso seis meses de cárcel. Llevarlos a clase es una obligación y no una opción. Así que sin una justificación «clara», deben ir a clase.

Los casos en los que, por salud, se puede faltar al colegio son extraordinarios. Los signos más frecuentes del COVID-19 son la fiebre, la tos y la dificultad para respirar. Algunos niños han presentando síntomas causados por la inflamación en todo el cuerpo, a veces varias semanas después de haberse infectado con el virus.

Por todo ello, si alguno de sus hijos comienza a sufrir signos de esta enfermedad con insistencia, debe de quedarse en casa, avisar a las autoridades sanitarias y al centro escolar para que tomen las medias oportunas

Andalucía aumenta su plantilla de profesores 

Andalucía contratará 6.400 profesores y docentes de refuerzo por la crisis del Coronavirus. El ejecutivo andaluz ha realizado un gran esfuerzo para ampliar las plantillas y hacer que las clases sean un lugar seguro. «Todo estarán en sus puestos de trabajo» el primer día de curso y «a disposición del director y sus equipos directivos», ha recordado el consejero de Educación, Javier Imbroda.

El consejerot, también, ha sido cuestionado sobre los protocolos de absentismo. Unos protocolos que «siempre han existido». «Cuando un niño falta a clase tiene que estar justificada su ausencia», ha dicho. «Los niños donde mejor están es en sus colegios e institutos», ha afirmado.