Andalucía empieza una semana de transición para dejar el verano atrás y acercarse al otoño, en la que habrá una tendencia a que desciendan las temperaturas. Serán pocos grados, pero lo suficiente para que se note el cambio. Además se producirá un aumento de la nubosidad hacia los últimos días. Una situación que traerá consigo un aumento de la posibilidad de precipitaciones.

El delegado de la Aemet en Andalucía, Luis Fernando López Cotín, ha señalado que estos días se presentan con bastante estabilidad atmosférica. Al final de la semana, habrá un aumento de la inestabilidad y de la nubosidad, con algo de lluvias más posibles. Los vientos por su parte cambiarán y en unas ocasiones serán de componente oeste y otras de componente este.

Respecto a la depresión aislada en niveles altos (DANA), también denominada gota fría, que se ya ha hecho aparición en otras zonas del país como las Islas Baleares o Cataluña, Cotín ha señalado que en el área mediterránea andaluza también se notará.