El sindicato CCOO ha alertado este lunes, 7 de septiembre, de que una educadora de un centro de protección de menores ubicado en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) ha recibido recientemente «una brutal agresión».

Esta ha ocurrido a manos de un usuario de estas instalaciones. El mismo ya había protagonizado incidentes graves en el centro.

Aunque dichos incidentes fueron comunicados según el sindicato a la Dirección General Infancia y a la Fiscalía de Menores, «ninguno de estos estamentos actuó».

En este sentido, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO Andalucía, Diego Molina, recuerda que «CCOO viene denunciado de forma reiterada estas situaciones, tanto ante la Junta de Andalucía como del Defensor del Pueblo Andaluz.

CCOO: «parece que sus vidas no importan»

Sin embargo, «parece que la salud, la seguridad e, incluso, la vida de estas trabajadoras y trabajadores no merecen la atención debida».

Para CCOO, las causas del deterioro de las condiciones de trabajo en este sector que, en casos extremos, pero cada vez más frecuentes, terminan en agresiones al personal, provienen «de la escasa partida presupuestaria con la que se sufragan estos centros».

En este caso, la trabajadora se encontraba sola en el turno de noche con un usuario que suma varias denuncias por asuntos similares.

A ello se suma «el nulo interés de la Administración andaluza por articular y organizar estos centros en base a criterios educativos, psicológico/psiquiátricos o conductuales. Estos vendrían a mejorar la atención a los menores y la seguridad del personal».

Necesidad de «atención personalizada»

Desde CCOO se incide en que, en estos centros, casi la totalidad de los usuarios tienen una «maltrecha estabilidad emocional», psicológica y física.

Por ello, necesitan de una atención especializada. Con frecuencia, en los centros, se requiere de medios que garanticen la protección física, tanto de los propios menores como de los profesionales que los atienden.

«Por todo ello, CCOO insta a la Junta a que, de manera urgente, tome las medidas que desde el sindicato se solicitan».

El objetivo es «mejorar la atención a los menores y evitar las agresiones al personal que atiende tanto centros de internamiento de menores infractores como de protección de menores de Andalucía», finaliza Molina.