Podemos investigado: Tribunal de Cuentas descubre facturas y subvenciones irregulares

El Tribunal de Cuentas reclama a Unidas Podemos que devuelva casi medio millón de euros en subvenciones que habrían pedido y utilizado para pagar otras cosas

El Tribunal de Cuentas ha pedido a distintas formaciones ahora integradas en Unidas Podemos que devuelvan al Ministerio del Interior casi medio millón de euros que les fueron concedidos en 2016. El concepto era para subvenciones para sufragar gastos de seguridad, pero no fueron utilizados estrictamente para los fines que establece la ley o que ni siquiera se han usado.

Además, el Tribunal de Cuentas ha descubierto irregularidades contables, facturas sin justificar, llevadas a cabo en las pasadas elecciones generales del 28 de abril. Solo una factura de gastos «no justificada» asciende a 133.100 euros. EL Tribunal considera insuficientes las explicaciones de Podemos.

Los gastos irregulares por la formación morada ascienden a 425.037 euros, varios de los mismos prohibidos por la ley. Uno de los más llamativos es la contratación de la empresa bolivariana ‘Neurona Consulting’, con contratos firmados por 363 mil euros. Empresa que se inscribió en el registro mercantil de España escasos días antes de las elecciones generales.

El Tribunal de Cuentas, como ha adelantado El Mundo, manifiesta en este sentido que Podemos no ha acreditado la prestación de los servicios contratados, así como que el objeto social de la sociedad Neurona Consulting «no coincide con las prestaciones contratadas».

LAS SUBVENCIONES DE 2016 TAMBIÉN INVESTIGADAS

En concreto, en su informe de fiscalización de solo un año sobre la contabilidad de los partidos políticos y las fundaciones a ellos vinculadas, el tribunal cifra en 632.761,69 euros la cantidad que deben reintegrar de estas subvenciones un total de 12 partidos.

Más de la mitad de ese montante global (323.828,22 euros) corresponde a Podemos. La formación que lidera el ahora vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, recibió subvenciones para gastos de seguridad del ejercicio 2016 por importe de 384.276,94 euros. Podemos dijo haber invertido en este concepto 452.955,97 euros.

LAS USARON PARA PAGAR PERSONAL

Sin embargo, el tribunal ha detectado algunos conceptos no subvencionables por esta categoría que suman 323.828,22 euros. El grueso corresponde a los costes laborales de ocho trabajadores cuyas funciones no se ajustaban exactamente a las tareas de seguridad por las que se pueden recibir subvenciones. Dichas tareas son el control de la entrada de su sede o labores de seguridad informática. Por tanto, las subvenciones deben ser devueltas.

Por su parte, Izquierda Unida Federal, que presentó parte de la documentación fuera de plazo, percibió 95.486,47 euros en subvenciones de este tipo y declaró gastos por 107.024,28 euros, la mayoría de los cuales (104.522,88 euros) han sido considerados nos subvencionables.

Y es que la federación consignó como gasto en seguridad esos 104.522,88 euros, correspondientes al coste laboral de tres trabajadores encargados de identificar a los visitantes de su sede pero en cuyos contratos no se especificaba que