Los vendedores ambulantes ‘colapsan’ Conil en su marcha lenta

Más de 100 furgones salen a la calle para protestar ante la negativa del Ayuntamiento local a colocar sus puestos en su lugar habitual

Este viernes 7 de agosto ha tenido lugar en Conil de la Frontera una nueva protesta de los vendedores ambulantes del mercadillo. A través de una marcha lenta, que se inició a las 11 de la mañana en Recinto Ferial de Conil, más de 100 furgones han protestado ante la situación que viven por la negativa del Ayuntamiento local a colocar sus puestos en su lugar habitual.

La marcha lenta ha transcurrido con éxito y sin incidentes, en una manifestación tras acumular cinco semanas sin poder montar sus puestos en la localidad gaditana. Los comerciantes no entienden como el Ayuntamiento de Conil, y el propio alcalde, Juan Manuel Bermúdez, se están contradiciendo y mienten ante esta situación.

Durante un mes se ha estado montado al 50%, cumpliendo con las medidas de seguridad, en la zona donde siempre se realizaba, en las explanadas de aparcamiento de la Avenida de la Música. Sin embargo, y tras un decreto tomado por el Ayuntamiento en solitario, cambió de localización al recinto ferial de la localidad.

Los comerciantes piensan que están siendo tratados injustamente y no ven ningún problema para la salud pública seguir realizando el mercadillo con las medidas de seguridad que en su día pactaron con el alcalde

Un representante de los vendedores lo ha dejado muy claro: “Lo que debemos tener claro es que si nosotros, con nuestra responsabilidad individual, respetamos las normas que nos han ido marcando, como el uso de las mascarillas, el lavado de manos, la higiene, el distanciamiento social…no vamos a tener problemas. El problema llega en espacios cerrados donde no se respete las normas de seguridad”.

Desde ASUNICO y todos los vendedores de Conil «queremos dar las gracias a todos lo comerciantes que han acudido y se han sumado a la marcha. Esperamos que el viernes que viene seamos más, nos os podéis imaginar lo orgulloso que nos sentimos de pertenecer al comercio ambulante. Hoy es Conil, mañana te puede tocar a ti, no te olvides».