600 niños nacieron en el Hospital San Cecilio durante el confinamiento

Dos de estos alumbramientos fueron de madres positivas en coronavirus, aunque los bebés nacieron sanos y libres de virus

Cerca de 600 niños han nacido en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada durante el periodo de confinamiento de la población contra la pandemia de Covid-19, dos de ellos de madres positivas en coronavirus, ambos bebés sanos y libres del virus.

Según ha informado el hospital granadino en una nota de prensa, un total de 1.346 recién nacidos han venido al mundo en el Clínico, ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada, durante los primeros siete meses del año.

Con un promedio diario de seis partos, se han atendido 1.313 partos (33 de ellos, múltiples) de enero a julio de este año, una cifra muy similar a la de 2019.

El servicio de Ginecología y Obstetricia del Clínico de Granada ha extremado las precauciones implantando los protocolos, medidas de higiene y seguridad necesarios, así como circuitos de atención diferenciada para «atender los posibles casos de embarazos y partos con Covid-19».

Así, desde finales de abril se están realizando pruebas PCR a todas las gestantes que ingresan en el hospital, con el objetivo de adaptar las medidas de protección necesarias, a fin de «proporcionarles a las mujeres y sus parejas una experiencia satisfactoria y tranquila durante el parto, así como para establecer los cuidados adecuados del bebé».

Asimismo, en todo momento se ha garantizado el acompañamiento a las gestantes por una persona de su elección durante el proceso del nacimiento, desde que empezó la crisis del coronavirus.

De los 1.313 partos atendidos, 306 han sido cesáreas, 228 de las cuales fueron urgentes durante el proceso de parto.

Por otro lado, siete de cada diez mujeres que ha dado a luz ha usado la analgesia epidural para el alivio del dolor.

La asistencia al parto durante este tiempo de pandemia ha seguido basándose en las buenas prácticas que el hospital tiene establecidas para el proceso del nacimiento, como son, en palabras de la jefa de servicio de Ginecología y Obstetricia, la doctora Carmen Padilla, «el apoyo profesional continuo, el acompañamiento, el contacto piel con piel con el neonato, la ligadura tardía de cordón, el inicio precoz de la lactancia, la protección del periné, los cambios posturales, entre otras».

Se trata de estar «apoyando y respetando siempre a las madres en sus decisiones e informando de manera continua sobre los cuidados y precauciones que deben adoptar para ellas, sus familias y los neonatos en la actual situación de pandemia».

En este sentido, 271 partos, algo más de un 20 por ciento del total —excluyendo las cesáreas—, han sido partos en los que las madres han elegido métodos alternativos de alivio del dolor, como la relajación, los masajes, las duchas de agua caliente, optando por una asistencia al parto de baja intervención.

En cuanto a la lactancia materna, el 75 por ciento de los recién nacidos la ha iniciado cuando recibe el alta hospitalaria.

A este respecto, cabe señalar que el hospital se encuentra inmerso en el proceso de acreditación de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, actualmente en la fase 1D, para convertirse en centro reconocido por Unicef y la Organización Mundial de la Salud por su fomento de la humanización en la asistencia al nacimiento y la promoción de la lactancia materna.

En los primeros siete meses del año, se han atendido en el Clínico un total de 6.684 urgencias obstétrico-ginecológicas, lo que se traduce en una media de 31 diarias. Es algo menos de la mitad que en el mismo periodo del año pasado.

En lo referido a consultas, en el primer semestre del año, de enero a junio, se han registrado 9.309 en el área de Ginecología y 8.679 en Obstetricia. Es en torno al 18 por ciento menos que en el mismo semestre de 2019.