La Junta movilizará más de 300 millones para la reactivación del sector turístico

«Se trata de un plan flexible, dinámico y adaptable», ha señalado el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha comparecido este miércoles ante el Pleno del Parlamento de Andalucía para detallar algunas de las líneas del Plan de Choque para el turismo que ha diseñado su departamento para paliar las consecuencias de la crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid-19 y ha destacado que supondrá la movilización de más de 300 millones.

«Se trata de un plan flexible, dinámico y adaptable que cuenta con la incorporación de propuestas de empresarios, sindicatos y profesionales del sector», ha expuesto Marín.

En este sentido, se ha referido a la reclamación para la extensión de los ERTE más allá del estado de alarma y hasta la reactivación efectiva del sector, la bonificación del IRPF a través de bonos turísticos, la rebaja del IVA turístico del 10 al 4% hasta finales del 2020 para incentivar el consumo, liberar el pago del canon recogido en la Ley de Costas a los chiringuitos y prorrogar su concesión un año.

El consejero de Turismo ha subrayado que las propuestas de la Junta de Andalucía fueron enviadas al Gobierno de la nación hace tres semanas y que hasta el mismo día de hoy no han recibido respuesta. Ha querido señalar que este mismo miércoles, el Ministerio de Turismo ha remitido ocho borradores para la reactivación del sector turístico. «A las dos horas de enviar la información han salido noticias en las que se aseguraba que estos borradores se habían consensuado con las comunidades autónomas. No sabemos si son buenos o malos, pero no seremos partícipes de ellos hasta que no los analicemos», ha dicho.

Asimismo, el consejero ha mostrado su preocupación por que la actividad turística de Andalucía no se recuperará ya en los meses de mayo y junio tras la prórroga del estado de alarma, con las restricciones a la movilidad que ello conlleva. Ha confiado en que la actividad se empiece a recuperar a finales de junio y hasta septiembre.

Los objetivos de este Plan de Choque, según ha explicado, son reducir el impacto de la crisis derivada de esta alerta sanitaria, intentado evitar la pérdida de puestos de trabajo y fortalecer la estructura laboral, preparar al sector para afrontar esta nueva etapa, potenciar la investigación y la formación como bases para este nuevo modelo, posicionar a Andalucía como destino turístico preferente, especialmente en el mercado nacional (andaluz y resto de España) y promover Andalucía como destino seguro. Marín ha expuesto que se movilizarán más de 300 millones de euros para trabajar en estas grandes líneas.

El vicepresidente andaluz ha especificado algunas de las inversiones que se han programado tales como el millón de euros para incentivar los costes de contratación para contratos fijos-discontinuos. O la bonificación en la cuota de autónomos impulsada por el Gobierno andaluz de la que ya se han beneficiado 14.000 autónomos del sector turístico, incluidos más de 5.000 mil guías turísticos.

En cuanto a financiación y liquidez, un tercio de los avales que ha concedido la Junta a través de Garantia ha ido para el turismo. Se les financia las comisiones e intereses para que solo tengan que abonar la cuota de amortización de los préstamos.

Una de las estrategias que se ha reforzado en estas últimas semanas ha sido el de la formación online para profesionales del sector. El pasado 23 de marzo comenzaron 10 nuevas acciones formativas online a través de Andalucía Lab, en las que ya han participado más de 2.500 profesionales.

«Es fundamental en este momento, ante el desafío tan importante en el que nos encontramos y la constante evolución del mismo, preparar al sector. Por ello apostamos por la formación para que los profesionales puedan reciclarse», según ha dicho.

En cuanto al objetivo de reposicionar la marca Andalucía como destino seguro y de calidad se van a reforzar las acciones destinadas al mercado regional y nacional con una inversión en promoción de tres millones de euros.

Están previstas también campañas en medios de comunicación, para refuerzo del otoño, para el mercado internacional y la presencia en aquellos eventos internacionales que se organicen. Se potenciarán las alianzas con touroperadores y compañías aéreas y se continuará con el desarrollo de la tarjeta cultural, como producto de fidelización de los viajeros, especialmente de proximidad.

Intervenciones de los grupos

Por su parte, el diputado del PSOE-A Manuel Jiménez Barrios ha manifestado que es razonable que la Junta plantee un plan de choque para relanzar el sector turístico, pero le ha pedido explicaciones sobre de dónde salen los 300 millones que dice que se van a destinar, porque, hasta el momento, o se ha dicho y existen «dudas razonables». Ha indicado que si es verdad que el Gobierno central ha anunciado un plan para el turismo consensuado con las comunidades y no ha sido así realmente, pues «mal hecho».

Asimismo, ha planteado a la Junta que lo mismo que pide al Gobierno la exención del canon para los chiringuitos en este año, aplique, en el marco de sus competencias, una exención del canon autonómico del agua para los hoteles de tres, cuatro, cinco y seis estrellas de la comunidad.

En nombre de Adelante Andalucía, la diputada Maribel Mora ha señalado que tras la burbuja inmobiliaria que pinchó en la crisis de 2008 ahora le ha tocado a la burbuja del turismo y, aunque ha valorado que se tomen medidas para este sector, ha instado a incluir a sectores relacionados con el turismo y que «no se están teniendo en cuenta», así como trabajar en la economía sumergida ligada al turismo y tener en cuenta si las empresas turísticas tributan o no en España para «no socializar sus pérdidas».

El diputado de Vox Manuel Gavira ha mostrado su preocupación por que en casi 50 días hemos visto como se ha «desmoronado» toda la industria turística andaluza, con datos sobre pérdidas económicas y del empleo que dan «miedo». Ha señalado que Vox tiende la mano a la Junta para buscar soluciones, pero no como un «cheque en blanco» y ha confiado en la fortaleza del sector turístico para salir adelante y ha pedido que se escuche a sus representantes.

Por su parte, el diputado del PP-A Bruno García ha destacado el papel del turismo en la comunidad y de las pequeñas empresas que están detrás de las cifras del sector y ha instado a ser «parte todos de la solución» junto a las medidas establecidas por el Gobierno andaluz. Además, ha pedido que se flexibilicen los expedientes de regulación temporal del empleo (ERTE) en el sector y ha señalado la necesidad de contar con un plan de choque nacional, así como contar con «certidumbre y seguridad» por parte del Gobierno central.

El diputado de Ciudadanos Raúl Fernández ha manifestado que del sector turístico no sólo depende del 13 por ciento del PIB andaluz , sino que en el sector servicios está concentrado más del 70 por ciento de los empleos andaluces, y por ello esta comunidad es especialmente vulnerable ante la crisis económica que conlleva la crisis sanitaria del coronavirus.