Hallan muerto a un investigador que estaba a punto de hacer hallazgos sobre el coronavirus

Apareció en su casa con disparos en la cabeza y el cuello

Para echarse las manos a la cabeza. Para dudar. Para estremecerse. Un investigador médico que estaba «a punto de hacer hallazgos muy significativos del coronavirus» ha sido encontrado muerto a tiros durante el fin de semana en Pensilvania, según ahora han informado las autoridades. Sí, estaba a punto de avanzar significativamente en el estudio del coronavirus.

Bing Liu, de tan solo 37 años, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, fue encontrado muerto el sábado en el interior de su casa, ubicada en Ross Township (Pittsburgh). Una muerte que ha conmocionado. Según el informe del médico forense del condado de Allegheny, le dispararon en la cabeza y el cuello.

En este sentido cabe mencionar que una hora después del hallazgo del cuerpo de Liu, una segunda persona, Hao Gu, de 46 años, fue encontrada también muerta dentro de un automóvil a un kilómetro de distancia.

El suceso cobra tintes muy sospechosos. El sargento de policía de Ross Township, Brian Kohlhepp, ha confirmado a NBC News que los hombres se conocían.

La intriga se ha expandido. Los investigadores creen que Gu mató a Liu antes de regresar a su automóvil, donde murió de una herida de “bala autoinfligida”. Kohlhepp dijo que las autoridades aún están investigando su relación y un motivo potencial para el asesinato. Nadie ata cabos por el momento. ¿O sí?

En un comunicado, la Universidad de Pittsburgh ha descrito a Liu como un excelente mentor e investigador prolífico que había sido coautor de más de 30 artículos. Su trabajo se centró en la biología de sistemas. Una persona absolutamente necesaria en estos momentos.

«Bing estaba a punto de hacer hallazgos muy significativos para comprender los mecanismos celulares que subyacen a la infección por SARS-CoV-2 y la base celular de las siguientes complicaciones», ha señalado el centro.

«Haremos un esfuerzo para completar lo que comenzó en un intento por rendir homenaje a su excelencia científica», apuntan.