La consejera de Agricultura se reúne con los representantes del vino en Jerez

Crespo analiza la actualidad del sector con representantes de bodegas y de las denominaciones de vino, vinagre y brandy

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha mantenido un encuentro con miembros del Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) ‘Jerez-Xérès-Sherry’, ‘Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda’ y ‘Vinagre de Jerez’, con el fin de abordar temas de interés para los profesionales del sector vitivinícola de esta zona gaditana.

La reunión, celebrada en Jerez de la Frontera (Cádiz), ha contado también con la participación de representantes del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) ‘Brandy de Jerez’, de la Federación de Bodegas del Marco de Jerez (Fedejerez) y de bodegas sanluqueñas.

Entre otros asuntos, Carmen Crespo ha analizado con los profesionales del Marco de Jerez tanto su situación actual como algunos de sus principales retos de futuro.

La DOP ‘Jerez-Xérès-Sherry’ ampara vinos Fino, Amontillado, Oloroso, Palo Cortado, Dry, Pale Cream, Medium, Cream, Moscatel, Pedro Ximénez y Dulce, que se han elaborado con uvas de las variedades Palomino, Pedro Ximénez y Moscatel.

El área de producción de estas bebidas contempla terrenos ubicados en los términos municipales de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda, Trebujena, Chipiona, Rota, Puerto Real y Chiclana de la Frontera, en Cádiz; y Lebrija, en la provincia de Sevilla.

Los vinos protegidos por esta Denominación de Origen deben criarse en bodegas de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María o Sanlúcar de Barrameda, mientras que el proceso de crianza del moscatel puede realizarse, además, en instalaciones ubicadas en Chipiona y Chiclana de la Frontera.

Por su parte, el área de producción de los vinos protegidos por la DOP ‘Manzanilla – Sanlúcar de Barrameda’ coincide con la zona establecida para los productos amparados por la Denominación de Origen jerezana, si bien en este caso, la bebida puede criarse únicamente en bodegas enclavadas en el término municipal de Sanlúcar de Barrameda.

Vinagre y brandy

En cuanto a la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Vinagre de Jerez’, se trata de la primera DO de este ámbito registrada en España y celebra en 2020 su 25 aniversario.

Los productos que ampara esta mención de calidad tienen un color entre oro viejo y caoba y un aspecto denso y untuoso. Su aroma es intenso, con predominio de notas vínicas y de madera, y su sabor agradable a pesar de tener cierta acidez.

En función de los períodos de envejecimiento se distinguen tres productos: Vinagre de Jerez, con un mínimo de seis meses; Vinagre de Jerez Reserva, con un mínimo de dos años; y Vinagre de Jerez Gran Reserva, con un mínimo de diez años.

Por último, la IGP ‘Brandy de Jerez’ protege bebidas espirituosas elaboradas y envejecidas en los términos municipales de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda. Los productos amparados por esta Indicación Geográfica Protegida se obtienen a partir de aguardientes y destilados de vino y se envejecen según el sistema tradicional de ‘Criaderas y Solera’.

Para ello se emplean vasijas de roble cuya capacidad es inferior a 1.000 litros y que previamente se han envinado con vinos de Jerez.