¿Quieres saber qué ocurrió de verdad en el crimen de los Galindos?

El libro publicado por Juan Mateo Fernández de Córdova ha conmocionado a miles de lectores

Ha sido el best-seller de estas pasadas Navidades. El libro, la confesión descarnada, se he vendido como rosquillas. En un caluroso, infernal, 22 de julio de 1975 en el Cortijo de Los Galindos, situado en el coqueto Paradas, un pueblo de la campiña sevillana, se cometió un terrible crimen en el que murieron cinco personas. Aquello fue una salvaje matanza. Allí, en efecto, mataron a cinco. Y de manera diferente. Con métodos distintos. Todos igual de crueles. Todos con saña.

El suceso supuso una verdadera conmoción para la España de la época. Daba pavor lo sucedido. A pesar de decenas de años de investigación, el crimen jamás fue resuelto, dando pábulo a novelas, películas y a teorías, algunas demasiado disparatadas, donde casi siempre se acusaba a uno de los asesinados. ¿Por qué interesadamente se pretendía acusar a toda costa a uno de los asesinados?

Como consecuencia de la desastrosa investigación, hace ya más de 20 años que los crímenes prescribieron. El asesino y sus cómplices esquivaron para siempre la acción de la justicia. Se han hecho cábalas de todo tipo. Ahora el caso de un giro copernicano. Nunca tarde si toca la hora del esclarecimiento. Nunca es tarde si la realidad ha de salir a flote

Juan Mateo Fernández de Córdova, autor de este libro, es el hijo de los ya fallecidos marqueses de Grañina, propietarios del cortijo. Conocía muy de cerca a los asesinados y no se resignó a las falsas acusaciones ni a los bulos escritos. En el año 1975 era un adolescente. Siempre vio cosas extrañas. Se convirtió en un detective secreto, profano en la materia, pero que sin embargo manejaba datos inéditos.

Y es que desde el primer día le atosigaron preguntas sin respuestas, ésas que comenzó a resolver después de tener inesperadamente conocimiento por su madre de un suceso que ésta vivió en aquellos días en la misma finca. Un suceso crucial. Lo relatado le incentivó y le obsesionó para investigar sin descanso hasta encajar todas las piezas de ese incomprensible rompecabezas.

Ahora, decidido, ha contado en este libro –‘El crimen de los Galindos. Toda la verdad’, editado por Almuzara- cómo sucedió todo, demostrando inequívocamente la inocencia de todos los asesinados, el móvil de la barbarie, y que no cesará hasta, por fin, desenmascarar las caras de los culpables…

Esos que ya se creían a salvo de ser descubiertos erraron, pues aquí se desvelan todas las incógnitas, en una valiente y apasionante narración que traslada al lector a aquel fatídico día y al lugar de los hechos, para finalmente conseguir descifrar la veraz crónica de los hechos.

Un libro que recomendamos a los lectores de MIRA en tanto en cuanto aporta una versión que en absoluto tiene nada que ver con las teorías fallidas vertidas en su momento pues no se trató ni de una oculta plantación de drogas, ni de un crimen perpetrado por legionarios ni mucho menos asesinatos de índole pasional.