El delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García, ha reconocido este viernes que la situación generada por el coronavirus es «complicada» en esta provincia y su capital, y aunque no ha avanzado ninguna de las medidas que podrían anunciarse el domingo porque aún se están estudiando, no ha descartado «ninguna opción» de cara a «frenar la movilidad» y la expansión del virus.

A preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa de presentación de los presupuestos autonómicos, el delegado ha señalado que las nuevas medidas que se adopten pueden ser «complicadas y difíciles», pero «estamos en una guerra contra un virus invisible» y «dañino» que está provocando situaciones «dramáticas en muchas familias».

El objetivo, según ha expuesto, será intentar «frenar la movilidad» para que el coronavirus «no siga expandiéndose» y paliar la presión hospitalaria que registra esta provincia, con 805 personas ingresadas con Covid-19 y 111 de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos, aunque los datos puedan ser hoy «algo más alentadores» en tanto que no se ha producido un incremento al ritmo de días anteriores.

El delegado ha matizado que las comunidades no tienen capacidad en estos momentos para decidir sobre un confinamiento domiciliario tal y como está configurado el decreto del estado de alarma del Gobierno, por lo que se barajan otras opciones con la hostelería, y en todo caso ha descartado el cierre de los colegios, al ser «de los sitios más seguros de la provincia».

Juanma Moreno confirma un posible cierre de la hostelería

Juanma Moreno, presidente de la Junta ha anunciado que en los próximos días se tomarán nuevas medidas restrictivas en la comunidad.

Uno de los aspectos que más preocupa es la hostelería. Y es que Moreno ha confirmado la posibilidad de cerrar los negocios de hostelería y restauración para tratar de frenar los contagios de Coronavirus en Andalucía.

De cualquier modo, es una decisión que «está sobre la mesa» y no se conocería hasta el domingo 8 de noviembre; fecha en la que está prevista una reunión del comité técnico-científico que asesora al Gobierno autonómico.

En declaraciones a TVE, Moreno ha indicado que los datos de fallecidos y de hospitalizados en la comunidad son preocupantes; lo que llevará a su Gobierno a decidir nuevas medidas este domingo. Medidas que, si los datos son negativos, pueden ser «más restrictivas», sobre todo, en el ámbito de la movilidad.

No descarta el confinamiento domiciliario

Por otra parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha descartado por el momento un confinamiento domiciliario de la población. Para Moreno sería «el último recurso».

En este sentido, entiende que un confinamiento domiciliario «provoca gravísimas consecuencias en los ámbitos económico y social».

Antes de llegar a esa vía, Juanma Moreno y su Gobierno esperan agotar otros recursos; tales como la «limitación en el movimiento de muchos sectores«. Así, en función de como vayan evolucionando las cifras, serán medidas más o menos «restrictivas».

En cuanto al sector de la hostelería y la restauración, Juanma Moreno ha confirmado que es una posibilidad muy seria. Sin embargo, ha dejado claro que es una cuestión que se estudiará en función de las provincias. «La incidencia del Coronavirus no es igual en todas. No se puede tomar una decisión estándar, sino que hay que singularizarla en función de la incidencia», ha señalado Moreno.

Ha expresado que es «muy triste» tener que «cerrar» la hostelería, un sector económico fundamental en Andalucía y en España y que ha tomado medidas «muy serias y sensatas».

Limitaciones de movilidad mientras no haya una vacuna

Moreno ha insistido en que mientras no haya una vacuna y un tratamiento eficaz hay que tratar de limitar la movilidad del ciudadano. «Tenemos que evitar que las personas se desplacen hacia esos puntos de encuentro que son, desgraciadamente, la hostelería», según ha indicado Moreno.

De otro lado, el presidente ha considerado que para que se puedan aplicar un confinamiento domiciliario tiene que producirse un cambio en el decreto del estado de alarma de Gobierno central, porque, según ha insistido, las comunidades no tienen capacidad para decidirlo. Ha expresado que ojalá no haya que llegar al confinamiento domiciliario; pero si hubiera que hacerlo, tenemos que estar preparados y no se puede llegar tarde, sobre todo, porque se acerca la campaña de navidad.

«Si hay que tomar decisiones, que se tomen ahora y se prepare el terreno para el futuro», según ha indicado Moreno; que ha insistido en pedir al Gobierno central que examine cuál es el marco normativo apropiado para que las comunidades o en su defecto el Estado, puedan tomar la decisión sobre un confinamiento domiciliario.