El Granada sigue con su idilio europeo tras derrotar al Omonia de Nicosia (0-2) en la tercera jornada de la fase de grupos de la Europa League. Con esta victoria, el equipo granadino está muy cerca de clasificarse a los dieciseisavos de final.

En Chipre, el conjunto nazarí fue mejor de principio a fin. Los jugadores de Diego Martínez, quien tuvo que quedarse en casa por una PCR no concluyente, se adelantaron muy pronto en el marcador. A los cuatro minutos, Yangel Herrera estrenaba el marcador con un zapatazo. Machís, el más activo en los andaluces, probó suerte rondando el cuarto de hora.

Al descaro del jugador ‘vinotino’, que está cuajando un gran inicio de temporada con el Granada, se le unió el del propio Herrera, que estuvo muy cerca del segundo tanto con otro lanzamiento calcado al 0-1.

El Omonia, por su parte, redujo toda su producción ofensiva a un balón aislado de Eric Bautheac. Aunque no sacó partido al ser derribado por Neva. Los locales aprovecharon para reclamar penalti.

Ante la ausencia de VAR hasta las rondas eliminatorias, el árbitro no pudo modificar su opinión. El Granada se marchó a los vestuarios con la mínima ventaja y con una sensación absoluta de superioridad.

Una segunda mitad más tranquila

En la segunda parte, los rojiblancos jugaron con el tiempo y con la posesión. También lograron ampliar la cuenta con un tanto afortunado de Luis Suárez en un pase de muchos quilates. En esta ocasión, el ex del Zaragoza fue asistido por Luis Milla y en su intento por driblar al portero chipriota acabó marcando por un rebote.

El gol mató a los de casa, que jugaron con diez desde el minuto 41 por doble amarilla de Michal Duris. El Granada suma siete puntos y es líder con dos de renta sobre el PAOK, que goleó al PSV en el otro partido del grupo E.