Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cádiz a un hombre como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar. El detenido fue localizado conduciendo un vehículo en compañía de una mujer tras evadirse de un control policial desplegado en la salida sur  de Cádiz. Además el reclamado, junto con la persona que lo acompañaba fueron denunciados por incumplimiento del toque de queda.

La intervención se realizó sobre las 00:40 horas del 6 de noviembre cuando un equipo de la Unidad de Prevención y Reacción se encontraban realizando un control policial en la avenida José León de Carranza con motivo de las medidas impuestas  en el Real Decreto 926/2020 de Estado de Alarma que decreta el toque de queda.

Dentro de las competencias de la Policía para vigilar el cumplimiento de las restricciones de movilidad; los agentes  observaron que el conductor de un vehículo al percatarse de la presencia policial cambió de dirección. El vehículo esquivó el control para dirigirse a la calle Sirenas hacia el paseo Marítimo con el fin de eludir el control policial.

Los agentes al percatarse de la maniobra evasiva, el vehículo policial de reacción interceptó rápidamente el vehículo en el cual estaba ocupado por dos personas. Los policías interrogaron a los ocupantes del vehículos por los motivos de su presencia en la vía pública fuera del horario establecido y de la razón de su actitud huidiza.

Excusas y motivos contradictorios tras saltarse el toque de queda 

Los sospechosos dieron excusas incongruentes y con motivos contradictorio. Por todo ello se procedió a su plena identificación de las dos personas, un hombre y una mujer; para  ser propuestos para sanción administrativa por infracción a Ley 33/2011 General de Salud Pública y Ley 16/2011 de Salud Pública de Andalucía y Decreto del Presidente 8/2020, conforme a lo establecido en Decreto Ley 21/2020 de la Consejería de Salud y  Familias de la Junta de Andalucía, y art. 2.2 del RD 926/2020 de Estado de Alarma.

En el momento de la identificación del conductor, los agentes comprobaron a través de las aplicaciones informáticas de la Dirección General de la Policía; que el denunciado tenía en vigor una orden de detención y personación emitida por la Unidad de Familia y Mujer de la Comisaría de San Fernando. Esta orden se encuentra vigente por estar investigado como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar.