La Comisión de Patrimonio acepta la reforma de la Casa de la Moneda

Este edificio del conjunto arquitectónico de la antigua Casa de la Moneda fue sometido hace años a un proyecto de obras destinado a habilitar viviendas en el inmueble

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, adscrita a la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura, ha informado favorablemente sobre la documentación complementaria presentada por la sociedad La Moneda Apartamentos respecto al «reformado del proyecto básico y de ejecución» promovido por la entidad para el conjunto de los números 3, 5 y 7 de la calle Adolfo Rodríguez Jurado, caracterizado por su notable portada de Sebastián Van der Borcht, si bien ha solicitado información adicional sobre el tratamiento de la fachada como tal.

Este edificio del conjunto arquitectónico de la antigua Casa de la Moneda, –recinto construido según el diseño de Juan de Minjares a partir de las edificaciones de las Atarazanas de los Caballeros, objeto de diversas reformas en el siglo XVIII y declarado bien de interés cultural (BIC)–, fue sometido hace años a un proyecto de obras destinado a habilitar viviendas en el inmueble, siendo las obras paralizadas a comienzos de 2011, después de que una inspección se saldase con el descubrimiento de que los trabajos habían incluido la demolición de elementos arquitectónicos abarcados por la protección del recinto como bien de interés cultural.

A cuenta de tal extremo, en 2016 el Juzgado de lo Penal número 12 de Sevilla condenó al arquitecto y al promotor de las obras a seis meses de cárcel por un delito contra el patrimonio histórico.

Según aquella sentencia condenatoria, recogida por Europa Press, las obras paralizadas habían supuesto la demolición de «unidades estratigráficas del siglo XVIII correspondientes a la reforma de Sebastián Van der Borcht, del siglo XIX correspondientes a la reforma de José Gómez Otero y un aparejo de los siglos XIX y XX», entre otros aspectos.

«Estando en connivencia ambos acusados (uno de ellos miembro de la familia propietaria del edificio), acordaron incumplir los parámetros de conservación incluidos en el proyecto aprobado, demoliendo muros y estructuras especialmente protegidos por su valor arqueológico e histórico, que en conjunto con otros elementos conferían al edificio su carácter singular y determinaban su especial protección, vulnerando la normativa destinada a protegerlos», señalaba la sentencia condenatoria, según la cual M.M.A. y F.C.F. causaron «daños de imposible reparación que han alterado gravemente el estado original del inmueble».

A partir de ahí, la Comisión de Patrimonio Histórico emitía el pasado mes de julio diferentes resoluciones recogidas por Europa Press, aprobando entre otros aspectos «el reformado y actualización del proyecto básico y de ejecución de adecuación para bar» de uno de los locales de la planta baja de este inmueble e informando favorablemente respecto a la documentación complementaria presentada por la sociedad Patio del Tesorero para el proyecto de adecuación de un local para un «despacho profesional», aunque con «puntualizaciones» respecto a las instalaciones de climatización y el rótulo publicitario del negocio.

Además, la comisión analizaba en esas mismas fechas el reformado del proyecto básico y de ejecución promovido por la entidad La Moneda Apartamentos para el edificio en cuestión, solicitando a la empresa «un proyecto de ejecución que de respuesta» a «consideraciones» como un ajuste de la superficie construida del ático a la autorizada en 2009, pues el documento actual computa casi dos metros más, reconstruyendo la unidad estratigráfica 14 «tal y como se autorizó» inicialmente, toda vez que «la percepción de lo construido en la planta ático» debe ser «lo más limpia posible, eliminando todos los elementos que generen distorsiones» mediante «la solución más sensible con el entorno y con el bien».

Ahora, y según informa la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura, la Comisión de Patrimonio Histórico ha analizado el documento complementario entregado por la empresa promotora, concluyendo que «la documentación presentada da respuesta a las consideraciones realizadas», si bien dicho organismo solicita no obstante información adicional respecto al tratamiento previsto para la fachada.