Agentes de la Policía Nacional han esclarecido cinco hurtos de teléfonos móviles de última generación en Málaga. Sus víctimas eran turistas de la zona centro mediante el método conocido como de la ‘muleta’.

El presunto responsable actuaba en terrazas de restaurantes. Se aproximaba a los clientes con un mapa que posaba sobre sus teléfonos o haciéndose pasar por sordomudo y les distraía para robar.

El investigado, de 22 años, es de nacionalidad rumana y que llevaría sus acciones delictivas de modo itinerante. Este hombre había abandonado la capital malagueña días atrás para que finalmente lo localizaran en Badalona (Barcelona). Allí, los Mossos d’Escuadra le detuvieron al tener en vigor una requisitoria policial con motivo de los hurtos mencionados.

Según la investigación realizada por la Comisaría de Distrito Centro en Málaga, el sospechoso utilizaba una ‘muleta’ para sustraer los teléfonos –siempre de última generación– de los clientes de terrazas de bares y restaurantes. Así, se aproximaba a los clientes y con la ayuda de un mapa, que posaba sobre sus terminales, acababa distrayéndoles y apoderándose de sus pertenencias.

En otras ocasiones llegó a hacerse pasar por sordomudo y empleaba un papel manuscrito en un contexto similar. Según los datos aportados en las denuncias, todas las víctimas facilitaban las mismas características sobre la persona que les sustrajo su teléfono.

Finalmente, fruto de las indagaciones, los agentes identificaron al presunto artífice de los hechos, a quien atribuyen la comisión de cinco sustracciones de teléfonos móviles a turistas entre los meses de marzo y agosto de este año en el centro de la capital malagueña.

Otro robo en restaurantes

Un agente del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Málaga, que se encontraba fuera de servicio, ha detenido a un individuo al que sorprendió infraganti mientras cometía el hurto de un teléfono móvil en la localidad malagueña de Torremolinos.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 23 de julio cuando el agente, que se encontraba cenando en un restaurante de la localidad de Torremolinos, observo a una persona que tras solicitarle fuego a la víctima e interponerle la pierna para que perdiese el equilibrio, le sustraía un teléfono móvil que portaba en el cinturón.

El agente que observó la acción se identifica como guardia civil y detuvo al hombre que opuso fuerte resistencia, por lo que tuvo  que reducirlo con la ayuda de un familiar, según han informado desde el instituto armado en una nota.

Tras su detención, realizó una llamada al 112, personándose en el lugar fuerzas de la Policía Local y la Policía Nacional de Torremolinos.

En el mismo lugar se presentó otra persona que manifestó haber sido víctima de robo con igual modus operandi y por el mismo individuo. El detenido está a dependencias de la Policía Nacional de Torremolinos para su puesta a disposición judicial.