La Guardia Civil ha detenido en Las Gabias, en el área metropolitana de Granada, a dos hermanos, un hombre de 30 años y una mujer de 35; ambos con numerosos antecedentes policiales, como presuntos autores de un intento de robo un coche.

Asimismo, estos dos conocidos delincuentes son investigados por supuestos atentado y desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad; según ha informado la Guardia Civil en una nota.

Durante la madrugada del pasado 2 de octubre, una mujer llamó al teléfono de emergencias de la Guardia Civil —el 062— para pedir auxilio porque le estaban intentado robar su coche.

El varón portaba un gran cuchillo 

Dos patrullas de la Guardia Civil de Armilla, en el cinturón metropolitano, se dirigieron rápidamente hasta Las Gabias. Allí, los agentes se entrevistaron con la víctima primero y con varios testigos después; y averiguaron que habían abierto el coche, pero que no llevárselo; y que el varón, además, llevaba un cuchillo de grandes dimensiones en la mano.

La descripción que hicieron los testigos permitió a la Guardia Civil identificar a los presuntos ladrones; ya que ambos son vecinos de Las Gabias y conocidos delincuentes.

El Instituto Armado se desplegó por el pueblo y localizó a los dos sospechosos poco después. Al verse sorprendidos, la mujer se quedó quieta intentando frenar a los agentes para permitir que su hermano huyera.

El hermano, por su parte, salió corriendo e intentó refugiarse en su domicilio de Las Gabias, pero fue interceptado. Tras un fuerte forcejeo, en el que el sospechoso supuestamente «intentó agredir a los agentes con el cuchillo», fue detenido.

Detenido en centro comercial

Al día siguiente, el día 3 de octubre, la Guardia Civil detuvo a otro individuo en Armilla. Se trata de un vecino de Granada de 52 años con antecedentes policiales; también por atentado a agente de la autoridad y por un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria.

Los hechos ocurrieron en la zona de estacionamiento de un conocido centro comercial del municipio de Armilla. Sobre las 21,00 horas, una patrulla de la Guardia Civil observó un coche aparcado en una plaza reservada para discapacitados y al conductor dentro del coche.

Los agentes se dirigieron hasta él para pedirle que dejara la plaza libre y buscara otro aparcamiento; momento en el que este hombre arrancó el vehículo y emprendió la marcha de forma brusca intentando atropellarlos.

Después, huyó conduciendo de forma temeraria poniendo en peligro la vida de algunos clientes, entre ellos varios niños; hasta que quedó encajonado entre dos vehículos y ahí la Guardia Civil consiguió detenerlo después de un forcejeo.