La Guardia Civil ha detenido en Loja (Granada) a un joven de 22 años con antecedentes policiales y ya en prisión por otros delitos como presunto autor de tres robos con violencia e intimidación. Los mismos han sido perpetrados en gasolineras de este municipio del Poniente de Granada; y de Monachil, en el cinturón metropolitano granadino.

Los atracos tuvieron lugar entre los meses de julio y agosto de 2020. Según ha informado la Guardia Civil en una nota, el detenido esperaba a última hora de la noche, poco antes de la hora de cierre, para irrumpir en las gasolineras; supuestamente «armado con un cuchillo jamonero y ocultando su rostro con una gorra, guantes y una mascarilla».

Un bote de 400 euros en la primera gasolinera

Posteriormente, «amenazaba al empleado, se apoderaba del dinero que hubiera en la caja registradora y huía a pie rápidamente«; ha señalado la Guardia Civil. La misma ha detallado que el robo que puso en marcha la investigación; que ha acabado con su detención, tuvo lugar el pasado día 29 de julio en una gasolinera de Loja.

Sobre las 22,45 horas, el ahora detenido entró en la gasolinera y se dirigió hasta los frigoríficos. Allí se entretuvo buscando algo, hasta que el cliente que había dentro abandonó el establecimiento. Fue entonces hasta el empleado y, «tras amenazarlo con un cuchillo, se apoderó de unos 400 euros».

El siguiente atraco ocurrió el día 16 de agosto en otra gasolinera de Loja. Sobre las 22,30 horas y, siguiendo el mismo modus operandi, habría conseguido en esta ocasión un botín de 185 euros.

Tras estos dos robos, el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Loja revisó las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de ambas gasolineras. Asimismo, tuvo claro que el autor era la misma persona.

En el transcurso de esta investigación, los agentes investigadores averiguaron que un joven de las mismas características que el sospechoso de Loja había atracado otra gasolinera con el mismo ‘modus operandi’ en Monachil (Granada). El atraco había ocurrido el día 16 de julio sobre las 22,40 horas; y se apoderó de 800 euros.

Un tatuaje en el brazo derecho del atracador

En este último atraco, cuando los agentes del equipo de Policía Judicial revisaron las imágenes de las cámaras de seguridad, descubrieron en uno de los fotogramas que el atracador tenía un tatuaje en el brazo derecho; lo cual ha sido lo que ha permitido identificarlo.

Los investigadores también encontraron coincidencias en las ropas que llevaba puestas el detenido en los tres atracos. Una vez identificado, la Guardia Civil descubrió que el joven sospechoso de los tres atracos había ingresado recientemente en la prisión de Albolote por otros delitos.

Fue allí donde los agentes de Policía Judicial de Loja lo investigaron. Además, le comunicaron que sería puesto a disposición judicial como presunto autor de estos tres delitos de robo con violencia e intimidación.