El ataque de un narco a dos agentes de la Comisaría de Policía Nacional de Algeciras ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad  de reforzar cuanto antes los medios humanos y materiales destinados por Interior a la lucha contra el narcotráfico en esa zona de Cádiz.

El Inspector realizaba las funciones de coordinador de servicios y un Policía en prácticas cuando fue embestido en su coche patrulla con un vehículo de alta gama que había robado el traficante y en el que transportaba droga.

Así lo viene alertando el SUP desde hace meses. Y así se lo transmitió en junio a los portavoces parlamentarios de Interior de los grupos políticos en el Congreso de los Diputados.

En esas reuniones ya pusieron sobre la mesa que la evolución del número de efectivos de Policía Nacional destinados en la provincia no había experimentado un incremento apreciable desde 2011. Además, la potenciación de las capacidades de esas plantillas sólo se produce cuando llegan alumnos en prácticas de la Escuela Nacional de Policía.

«De nada sirve aprobar despliegues operativos específicos para la lucha contra el narcotráfico, como el Plan Seguridad Meridional de PN que se activó en abril de 2018 en nuestro Cuerpo, si no se cuenta con unos recursos humanos potenciados que permitan, además, que las persecuciones de estas mafias cuando se ven sorprendidas se hagan con las máximas garantías para los policías, al disponer de los apoyos necesarios en caso de hacer frente a ataques como el vivido hace unas horas», asegura el SUP.

Planteamientos y propuestas del SUP

El SUP también ha planteado mucho más esfuerzo en vehículos, equipos de protección para los policías, medios tecnológicos y formación específica, teniendo como destinatarios a los funcionarios que trabajan en Cádiz, especialmente en el Campo de Gibraltar. Medios que deberían sumarse a los despliegues de Unidades centrales especializadas (como la UIP, UPR, Brigada Móvil, Guías Caninos o Comisaría General de Policía Judicial) que proporcionan capacidades operativas mayores cuando se trata de perseguir a unos traficantes muy violentos que luchan por evitar la incautación de la droga ante la necesidad de evitar daños en sus redes de distribución, ya de por sí resentidas, y que han buscado el refugio esporádico en otras zonas como la Costa del Sol, Huelva o Almería.

Junto a ello, el SUP propone el refuerzo de la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA), creada en 2019 en Algeciras. Su papel es fundamental para ahogar a las mafias asentadas en la zona. Una propuesta que se suma a la de crear comisiones mixtas en los juzgados que integren a magistrados, fiscales y policías para lograr una mejor coordinación de las investigaciones.

Las gestiones del SUP permitieron, además, que las necesidades policiales de lucha contra el crimen organizado en el Campo de Gibraltar llegasen al Parlamento europeo, en noviembre de 2018. Una delegación de nuestra Organización perteneciente al comité de Cádiz mantuvo reuniones con representantes de Frontex y de la Comisión de Interior de la Cámara, así como con europarlamentarios españoles como Teresa Jiménez Becerril, Juan Fernando López Aguilar e Iratxe García.

Freno a la actividad criminal

Ese trabajo se ha mantenido en el tiempo hasta la semana pasada, en la que nuevamente plantearon las necesidades de los policías destinados en esa comarca gaditana a la portavoz de Interior del grupo parlamentario del Partido Popular.

Todas estas iniciativas permitieron la aprobación de planes especiales que en su día reclamaban al Gobierno para frenar la actividad criminal de los grupos de tráfico de drogas.

En esta ocasión, «hacemos un llamamiento al Ministerio del Interior para que asigne de manera urgente los recursos necesarios a las plantillas de Policía Nacional en el Campo de Gibraltar. Pedimos que lo haga priorizando la seguridad de nuestros compañeros y, a continuación, la eficacia de las actividades de investigación y desarticulación de grupos criminales organizados», concluyen.