Hay relaciones en la pequeña pantalla que parecen eternas. Con una unidad que forman una misma esencia. Una misma entidad. Sucede a menudo con presentadores de espacios televisivos cuyo emparejamiento es irrompible así que pasen años e incluso décadas. Como muestra más evidente podemos apostillar el de Jordi Hurtado y ‘Saber y ganar’ -que dura desde la de Noé-. Otro ejemplo visible y reconocible por miles de espectadores es el Concha Velasco y su/nuestro ‘Cine de barrio’.

No fue la primera presentadora de este espacio tan a la española. Pero ha cuajado en un crescendo de confianza y asentamiento. ‘Cine de barrio’ es un programa popular, pegadizo y amable. Figura entre los más veteranos de la cadena pública.

Cabe apuntar algunas circunstancias por todos conocidas. Por ejemplo que Concha Velasco cumpliera 80 años el pasado mes de noviembre de 2019. Comenzó como presentadora del programa en enero de 2011. Ahora dice adiós. Los años han galopado casi en un santiamén. Volando, en un abrir y cerrar de ojos, como así reza la sentencia clásica.

Concha Velasco ha estado al pie del cañón, permanentemente, a excepción de los meses que la sustituyó Elena S. Sánchez, en 2014, cuando tuvo que retirarse temporalmente, de mayo a septiembre, para recibir tratamiento por un linfoma. Fue el único paréntesis, la única salvedad, la única excepción. Por lo demás Concha ha ofrecido un trabajo ininterrumpido.

Una década, pues. Su marcha responde a una petición de la propia. Una retirada a tiempo (en pleno éxito además) suma otra victoria de nuestra gran Concha Velasco. ‘Cine de barrio’ seguirá en antena. Esto por descontado. TVE anunciará en breve quién presentará de ahora en adelante la nueva etapa de este homenaje permanente al cine español de los cincuenta, sesenta y setenta.

Cabe recordar que ‘Cine de barrio’ ya es un clásico en nuestra televisión de los fines de semana. Forma parte -también emocional- de los hogares españoles. Comenzó en julio de 1995 -¡ya ha llovido desde entonces!- con José Manuel Parada como presentador. Parada y ‘Cine de barrio’ también formaron una misma cosa.

El programa se emitía primero por La 2 pero poco tiempo después ya pasó a la primera cadena. Cobraron popularidad entonces los diálogos de Parada con el pianista Pablo Sebastián. Cuando en 2003 TVE optó por renovarle el contrato fue Carmen Sevilla quien asumió la encomienda. Carmen Sevilla cedió el testigo a Concha Velasco cuando cumplió 80 años, la misma edad con la que igualmente ahora deja el programa la propia actriz.