Intervenidos 240 kilos de coquinas en Ayamonte

Los agentes realizaron un apostadero de vigilancia de estas personas

La Guardia Civil ha intervenido 240 kilos de coquinas que estaban siendo recogidas de manera ilegal, al tiempo que ha 12 actas denuncia a los mariscadores que ejercían la actividad de manera no legal en Ayamonte (Huelva).

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, los hechos se produjeron el pasado día 2 de agosto, cuando agentes de la Patrulla Fiscal y de Fronteras (Pafif) de Ayamonte realizaban servicio de vigilancia de costas y observaron un elevado número de coquineros (tanto personal dedicado a ello de forma profesional como turistas) a los que se les solicitó que cesaran su ejercicio dado que con el incremento producido en las capturas se está poniendo en peligro la supervivencia de éstas, así como que está prohibida su recogida sábados y domingos.

Por parte de los turistas, devolvieron los ejemplares al mar, y por parte de los denominados ‘coquineros’, algunos depositaron lo recogido en el mar cesando la actividad de inmediato, en cambio, otros hicieron caso omiso a las indicaciones de los agentes.

Por todo ello, los agentes realizaron un apostadero de vigilancia de estas personas ya que no cesaban en su actividad, siendo interceptados a su salida de la mar, interponiéndose 12 actas de denuncia en base a la Ley 1/2002 sobre Ordenación, Fomento y Control de la Pesca Marina, Marisqueo y la Acuicultura Marina.

Dichas actas denuncia serán remitidas a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, ya que casi todos los mariscadores ni siquiera tenían la habilitación para ejercer tal actividad y está totalmente prohibido (incluso con habilitación) la recogida de éstas tanto sábados como domingos, así como en el periodo comprendido entre las 22,00 y las 05,00 horas (Según la Orden del 23 de noviembre de 2017).

Con estas actuaciones se trata de controlar el marisqueo ilegal, así como, concienciar a la población de lo delicado del ecosistema. Las coquinas, un total de 240 kilos fueron devueltas al mar para su supervivencia.