Cadena perpetua a un enfermero que asesinó a 85 pacientes

Niels Hoegel suministró inyecciones letales a decenas de pacientes en hospitales del norte de Alemanía

El enfermero alemán Niels Hoegel ha sido condenado a cadena perpetua tras confesar que asesinó a decenas de pacientes suministrándoles inyecciones letales en hospitales de Oldemburgo y Delmenhorst, en el norte de Alemania.

Hoegel, de 42 años, había sido acusado de suministrar medicamentos a cien pacientes durante un periodo que iba desde el año 2000 hasta el 2005. El más joven de ellos tenía 34 años, mientras que el mayor 96 años. El enfermero buscaba desencadenar fallos cardíacos o un colapso circulatorio con dichas inyecciones.

El acusado confesó todos los crímenes en el inicio del juicio. Añadió que se trataba de «una pose para infundir respeto» y que disfrutaba de elogios y reconocimiento cuando los pacientes sobrevivían

Los fiscales han indicado que las motivaciones que lo llevaron a actuar así podrían ser la búsqueda de aprobación por parte de sus colegas una vez tratara de reanimar a los pacientes.

El tribunal ha considerado a Hoegel culpable de 85 asesinatos, si bien el enfermero ya cumplía una cadena perpetua tras ser condenado en 2015 por otras dos muertes.