Advierten de la importancia del cuidado de los caballos en romerías y ferias

El Colegio de Veterinarios de Cádiz ofrece las reglas básicas que han de seguirse

Con la llegada del buen tiempo comienza la temporada de ferias y romerías, eventos festivos y devocionales donde los caballos suelen tener un marcado protagonismo. Justo en estos días las diferentes hermandades de la provincia de Cádiz han iniciado su peregrinación al Rocío, donde también se emplean muchos caballos ya sea para transporte de personas como de tiro de ‘simpecados’ y otros cometidos.

Camino de vuelta de la Hermandad del Rocío de Jerez | JC Corchado

Por este motivo, el Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz insiste en «la importancia del correcto cuidado de los animales» y recuerda «las reglas básicas que se deben seguir para que los caballos realicen su cometido en las condiciones requeridas de bienestar». Y desde COLVET recalcan: «el maltrato animal o el simple hecho de que no se mantengan en las condiciones adecuadas puede traer consigo sanciones».

En este sentido, los colegios de veterinarios Cádiz, Huelva, Sevilla y de toda Andalucía han editado una guía práctica que recoge los cuidados básicos que se debe dispensar a los caballos en este tipo de eventos para garantizar su bienestar.

En primer lugar están los herrajes y el cuidado de los cascos, algo fundamental que conviene revisar como máximo siete días antes del evento en cuestión. Deben incorporar el herraje adecuado para circular por todos los terrenos que se tenga previsto pasar.

En lo que a su alimentación e hidratación se refiere, el caballo debe consumir fibra cada 3 o 4 horas hasta un máximo de 10 kilos al día. Siempre del tipo que estén habituados a tomar rutinariamente. Cuando no pastan en libertad debe suministrárseles heno dos veces al día. Cuidado con el calor, si sólo se les suministra paja como fuente de fibra puede desembocar en un cólico. Hay que dar de beber agua al caballo cada tres horas y vigilar constantemente su hidratación. Un caballo consume al día entre 30 y 40 litros de agua.

“La hidratación y alimentación de forma inadecuada y el alojamiento del animal en espacios pequeños puede traer consigo la aparición de deshidrataciones, cólicos o laminitis”, recuerdan desde COLVET Cádiz.

Muy importante el descanso de los animales. En cada parada hay que proporcionar al caballo espacio lo suficientemente amplio y a la temperatura adecuada. En el caso de paradas prolongadas para pernoctar y sestear, se recomienda quitar al caballo guarniciones y arreos, a la par que quitar los nudos de las colas.

Por último, otros consejos básicos de salud a tener en cuenta: Al aparejar al animal antes de comenzar la jornada, hay que revisar rozaduras y lesiones provocadas por arreos y monturas; llevar siempre repelente de insectos y extremar la precaución por cristales rotos para evitar heridas en las extremidades. Observar siempre el estado de ánimo del caballo y su actitud, el estar decaído puede traer consigo una enfermedad o problema.

Ante cualquier duda lo correcto es preguntar al veterinario. El número de emergencias de bienestar animal es el 112.

Desde COLVET Cádiz se saluda «el respeto por ferias y romerías como muestras de la tradición popular de nuestra tierra pero se recuerda que a la par de que se disfrutan estas tradiciones hay que procurar que los animales que participan en las mismas estén en las mejores condiciones posibles».