Un compuesto del té verde podría acabar con la tuberculosis

Este compuesto puede inhibir el crecimiento de una cepa bacteriana que causa tuberculosis

Un antioxidante encontrado en la planta de té verde podría convertirse en la clave para combatir la tuberculosis, según ha descubierto un equipo de científicos internacionales dirigido por la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur) en un estudio publicado en ‘Scientific Reports’.

Y es que, a través de investigaciones de laboratorio, el equipo ha comprobado cómo el compuesto, conocido como galato de epigalocatequina (EGCG), puede inhibir el crecimiento de una cepa bacteriana que causa tuberculosis gracias a que se une a una enzima que proporciona energía biológica para la actividad celular.

El proceso da como resultado una disminución en la cantidad de energía que la bacteria tiene para sus procesos celulares vitales para el crecimiento y la estabilidad, como la formación de la pared celular.

Asimismo, los expertos han identificado también los sitios exactos en la enzima a los que el EGCG necesita unirse para poder afectar la producción de energía en la célula bacteriana. Estos hallazgos podrían allanar el camino para la creación de nuevos medicamentos para combatir la tuberculosis, una de las enfermedades infecciosas más mortales del mundo.

«Aunque la tuberculosis es curable, el éxito de los medicamentos disponibles actualmente en el mercado se ve cada vez más eclipsado por la resistencia clínica de la bacteria. Nuestro descubrimiento de la capacidad del EGCG para inhibir el crecimiento de la tuberculosis nos permitirá ver cómo podemos mejorar la potencia de este compuesto para desarrollar nuevos fármacos para combatir esta enfermedad», han dicho los investigadores.