La Guardia Civil, en tres operativos llevados a cabo en Baena (Córdoba), ha rescatado a 13 cachorros y a dos perros adultos abandonados y con signos de desnutrición. Los agentes localizaron a ocho de los cachorros en un cañaveral y a los otros cinco en la cuneta de la carretera de acceso a Valenzuela (Córdoba), estando ahora a cargo de una protectora de animales, tras entregárselos la Benemérita.

Los mencionados operativos, según ha informado el Instituto Armado, se han desarrollado durante el último mes, tras tenerse conocimiento a través de varias informaciones recibidas en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Baena, que habían abandonado a varios cachorros de perro.

Uno de estos operativos se llevó a efecto tras observar una patrulla de la Guardia Civil de Baena, que en un cañaveral, de difícil acceso y poco transitable de las afueras de la localidad, había una sombra que se desplazaba. Los agentes comprobaron que se trataba de una camada de ocho cachorros de perro de raza podenco abandonados.

Los cachorros presentaban signos aparentes de desnutrición y un deplorable estado sanitario, por lo que los trasladaron a una protectora de animales de la localidad, donde están recuperándose.

Segundo rescate de cachorros de perro

El segundo de los rescates se llevó a efecto tras tener conocimiento una patrulla de la Guardia Civil en servicio de Seguridad Ciudadana en la localidad de Valenzuela, a través de un ciudadano, que en una parte del tramo de carretera que discurre entre dicha localidad y la pedanía de Albendín (Baena), podría haber unos cachorros abandonados.

Inmediatamente, los guardias civiles se trasladaron al lugar indicado y tras inspeccionar la zona localizaron a cinco cachorros, de unos cuatro o cinco días de vida, en estado de abandono y con grandes temblores, debido a las temperaturas reinantes en la zona. Los agentes los rescataron y trasladaron a una protectora de animales, donde una familia los adoptará.

Por último, también en Baena, la Guardia Civil ha procedido al rescate de dos perros adultos abandonados en la vía pública y presentaban evidentes signos de desnutrición. Los perros se encontraban desorientados y poniendo en peligro su vida y la seguridad de las personas que circulaban. Tras ser rescatados, fueron también entregados a la protectora de animales, donde se encuentran actualmente acogidos y recibiendo cuidados y asistencia sanitaria.

Aumenta el abandono de perros

Con la lucha social contra la pandemia se han logrado muchos objetivos. La fortaleza de todos frente al ataque del virus ha cambiado -para mejor- muchas mentalidades. Sobre todo a la hora de establecer preeminencias y prioridades que antes estaban un tanto difusas y confusas.

La pandemia ha creado –nadie lo niega- una gran conciencia social. La humanidad ha cobrado o recobrado enteros. Y el énfasis solidario ha alcanzado la primera línea de salida para así colocar a las personas en el primer escalafón de lo verdaderamente importante.

A las personas, sí. Pero… ¿y los animales? Los animales, tristemente, protagonizan la otra cara de la moneda. ¿Por qué? Pues porque desde el inicio de la desescalada, desde el comienzo de este plan, el abandono de animales domésticos ha aumentado de una manera considerable. Demasiado preocupante.

Y es que la Real Sociedad Canina de España ha denunciado las graves cifras que se han llegado a alcanzar. Unas cifras escalofriantes que apuntan a un 25% más que en años anteriores. El aumento de este porcentaje es harto inquietante.

Más datos: según alerta la entidad en un comunicado, a finales del pasado mes de mayo se contabilizaron 2.000 abandonos de perros en el territorio español. 2.000 perros nada más y nada menos. Coincidiendo además con las primeras semanas del proceso de desescalada y ante la cercanía del verano y del fin del estado de alarma.