1.000 veces Rafa Nadal. 1.000 victorias del tenista balear, que solventó con remontada (4-6, 7-6(7), 6-4) su exigente estreno en el Masters 1.000 de París. Feliciano López, compatriota y amigo de Nadal, le puso contra las cuerdas en el regreso del balear a las pistas y a la capital francesa tras ganar Roland Garros.

El de Manacor ya sabía lo que le esperaba. No era una segunda ronda cualquiera. Era un debut en un torneo que nunca ha ganado, en la condición que menos le gusta como es ‘indoor’ pista dura. A esto se le suma que es sin público, por la pandemia de coronavirus, casi un mes después de su último partido –en tierra– y ante un sacador y viejo conocido.

Sin prisa pero sin pausa, Rafa Nadal supo dar tiempo a su juego a adaptarse a la situación, aunque le diera vuelta ‘in extremis’, en la muerte súbita del segundo set. En el tercero Feliciano corrió y no se rindió, pero Nadal le hizo su víctima 1.000, el número de victorias ATP que celebró. El número dos del mundo se medirá en octavos de final con el australiano Jordan Thompson.

El reencuentro de compatriotas, en su 14º duelo, llegaba cinco años después del último capítulo, y Feliciano mostró la confianza de haber jugada y ganado ya una primera ronda. Así de bien le salió el primer set, en especial con un ‘break’ de primeras que valió su peso en oro. Rafa Nadal pagó ese arranque fallido y no generó excesivos problemas al resto, con Feli cerrando en blanco.

Cambió el chip para ganar

El saque fue el salvavidas del toledano y lo siguió siendo en el segundo set, pero Rafa Nadal rondaba ya la respuesta. El balear, con mucho error y un 0 de 5 en bolas de ‘break’, perdonó a su rival y se la tuvo que jugar en el ‘tie-break’. Ahí, un 4-3 y saque para el manacorí fue el punto que inclinó del lado de Nadal el parcial, forzando así un tercer set duro para Feliciano.

El 13 veces campeón de Roland Garros ya había cambiado el chip, ya estaba metido en faena. Al resto en el primer saque lo sufrió su compatriota, quien ya no tenía un arma infalible. Rafa Nadal rompió y dio un paso de gigante, a pesar de que Feliciano quiso reaccionar de inmediato y lo peleó. Nadal salvó dos bolas de ‘break’ y guardó su renta para solventar una trampa de regreso a París.

Tras su victoria, la ATP le reconoció sobre la pista su triunfo 1.000 en el Circuito. Esto es algo de lo que sólo presume en la actualidad de los tenistas en activo el suizo Roger Federer (1.242). También llegaron a esa cifra redonda, el estadounidense Jimmy Connors (1.274) y el checo Ivan Lendl (1.068).

La jornada dejó la victoria también española de Alejandro Davidovich, quien superó con un 6-4, 6-4 al francés Benjamin Bonzi, con una gran reacción en el segundo set para no alargar el partido. El malagueño se medirá al argentino Diego Schwartzman, el mejor situado para quedarse el último billete a las Finales ATP.