El Plan de reequilibrio económico del PSOE de Mamen Sánchez entre los años 2017 y 2019 lleva al Circuito de Jerez «al borde de la suspensión de pagos». Así queda claro en las cuentas que Cirjesa lleva al Consejo de Administración, unas cuentas anuales de 2019 que, como señala la consejera del PP, Nausika Botamino, «llegan fuera de plazo y sin la documentación suficiente».

Las cuentas, como señala el PP, tendrían que haber sido formuladas hace 3 meses y haber sido aprobadas por la Junta General el pasado 31 de octubre. Pero, como abunda la consejera popular, lo más grave es que, según refleja el informe de la auditoría de Cirjesa, «la sociedad se encuentra en una situación de desequilibrio financiero alarmante, poniendo incluso en riesgo la actividad del propio Circuito».

Los populares denuncian que el fondo de maniobra de Cirjesa se sitúa en negativo, alcanzando los casi 3 millones de euros, a pesar de la elevada transferencia que cada año el Gobierno socialista hace a Cirjesa.

Desde el PP informan que la empresa municipal se encuentra en concurso de acreedores y se ha visto obligada a acogerse a la moratoria de los pagos del convenio del concurso ante el Juzgado mercantil por la imposibilidad de hacer frente al mismo.

«¿Cuál va a ser la cortina de humo que se va a inventar ahora Mamen Sánchez para tapar esta nefasta gestión? ¿A quién va a echar ahora la culpa?», se preguntan los populares. Por ello, exigen a Mamen Sánchez «que dé la cara y dé explicaciones a todos los jerezanos por su nefasta gestión y por poner en riesgo una infraestructura fundamental para Jerez«.