El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha cifrado este jueves en 9.073 el número total de profesionales que se dedican a labores de rastreo de casos de coronavirus actualmente en Andalucía, si bien sólo 953 de estos se destinan exclusivamente a esa tarea. Al mismo tiempo, ha anunciado que la Junta ha pedido más rastreadores al Ministerio de Defensa que se sumen a los 120 militares que ya ha suministrado dicho departamento del Gobierno central.

En la sesión de control al Gobierno andaluz en el Pleno del Parlamento, y en respuesta a una pregunta de la diputada no adscrita María Gracia González, el consejero, que ha puesto de relieve que el rastreo es actualmente «la principal arma» para aislar a casos positivos en Covid-19 y a sus contactos estrechos. Así, ha reconocido que son 953 los trabajadores que en Andalucía «se destinan exclusivamente al rastreo».

Adicionalmente, según ha explicado, se dispone de unos 5.000 profesionales en centros de Atención Primaria que «trabajan por la mañana como médicos o enfermeros». Y «por la tarde hacen jornada complementaria, que se les paga», para labores de rastreo, a la que dedican, en total, unas cuatro horas cada día, según ha abundado.

2.000 rastreadores a tiempo parcial

A estos hay que sumar otros «2.000 rastreadores a tiempo parcial» que «tienen su jornada de 8,00 a 15,00 horas; y aparte de esa jornada realizan funciones de rastreo», según ha explicado el consejero de Salud, que ha aludido también a los 120 rastreadores militares «cedidos por el Ministerio de Defensa que vamos a ampliar» tras solicitarlo al Gobierno, según ha comentado.

Y, finalmente, a este volumen de profesionales hay que sumar a jubilados de colegios de médicos,; farmacéuticos; y enfermería que la Junta está incorporando para labores de rastreo. En concreto, «ya tenemos 26 incorporados en Málaga; y se están incorporando en el resto de provincias» andaluzas para funciones de rastreo», según ha detallado Jesús Aguirre.

Dificultad para averiguar el número de rastreadores

Por su parte, la parlamentaria María Gracia González se ha quejado de que averiguar el número exacto de rastreadores en Andalucía es una tarea «bastante ardua», porque los datos difieren según se acuda a la Junta o a los propios profesionales. Además, ha alertado de que la andaluza es la comunidad que «menos tiene por habitante»; pese a que la del rastreo es «una labor fundamental para evitar la expansión del virus y sus consecuencias».

La diputada ha señalado que «no es del todo cierto» que Andalucía cuente con más de 8.000 rastreadores como sostiene la Junta. Todos «no son rastreadores como tal». Asimismo, ha apuntado que «no se puede resolver el problema incentivando a los profesionales sanitarios que, además, llevan adelante otras funciones».

«No es una forma seria y responsable de llevar a cabo un trabajo tan serio», ha criticado María Gracia González. Por ello, ha cuestionado la «profesionalidad» de quienes realizan las labores de rastreo en Andalucía. Pero sí ha preguntado «cómo pueden hacer un seguimiento adecuado si no pueden dedicarle el tiempo que necesitan» para ello.