El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha reprochado a Susana Díaz la oportunidad que está perdiendo «para consolidar su liderazgo y ofrecerse para sacar adelante Andalucía» y que con su actitud «está usted contribuyendo a dañar la imagen de Andalucía».

«Los datos de la segunda ola golpean con muchísima dureza y el Gobierno andaluz no es capaz de dar respuesta», ha agregado Susana Díaz antes de incidir en que con el mando único de Moreno «los contagios han aumentado un 600%» y «la anticipación que nos vendieron ha quedado en nada, estamos peor que en la primera ola y la curva sigue subiendo».

Diga la verdad

Díaz ha pedido al presidente que «no especule, que hable claro y diga la verdad», toda vez que le ha afeado que anoche dejara caer en su perfil de Facebook la posibilidad de restringir la movilidad en Andalucía a partir de las 15,00 horas pero no informara de esta opción en el Pleno del Parlamento, donde se sustanció por la tarde un debate sobre la situación por la pandemia.

«¿Por qué no informó en el Parlamento y sí en las redes sociales?», le ha preguntando antes de criticar que tampoco ha informado a los grupos de la posición que iba a defender la Junta en la Conferencia Sectorial de Sanidad que se celebró ayer.

En su réplica, Juanma Moreno ha explicado a Susana Díaz que las decisiones que adopta la Junta para combatir la pandemia siempre son «conforme a criterios científicos y del comité de expertos, porque reconocemos que no sabemos de todo, nosotros somos administración».

Datos de la pandemia

El presidente, que ha negado que los grupos no tengan acceso a los datos de la pandemia, ha apuntado que el comité de expertos vuelve a reunirse el domingo y que se tomarán nuevas decisiones según la evolución de la situación, no sin afear a Susana Díaz que cuando el vicepresidente, Juan Marín, llama al PSOE-A para explicarle la situación, «no se digna a ponerse al teléfono».

Moreno ha indicado que se están adoptando decisiones «muy difíciles» y que si los datos no evolucionan favorablemente, «mi responsabilidad como presidente es tomar decisiones, las únicas que podemos acordar, como el resto del mundo, limitando la movilidad, que no me gusta por el perjudico económico y social que conllevan e intentamos que tenga el menor impacto posible, pero antes que nada está la salud de los andaluces».

Información de primera mano

Con todo, ha pedido al PSOE-A que ayude al Ejecutivo andaluz «colaborando de manera leal e institucional, como hacemos nosotros con otras instituciones y fuerzas políticas».

Susana Díaz ha comenzado su segunda intervención aclarando al presidente que ha agradecido a Marín que le informe de las medidas en privado y en público, si bien ha insistido en que debería haber sido el propio presidente quien informara a los grupos de primera mano.

«Una cosa es la lealtad y otra amordazar a la oposición, no nos puede pedir que asumamos como trágala que no tengamos información», ha apostillado la dirigente socialista para insistir en que los datos consecuencia de la gestión que hace Moreno de la pandemia «son datos muy preocupantes, con las cifras disparadas».

Susana Díaz ha garantizado que la lealtad del PSOE-A «no es con usted sino con Andalucía y con la vida de los andaluces, y eso hará que pongamos sobre la mesa todas las carencias que traigan las decisiones que adoptan».

Dejar de dar bandazos

De hecho, ha preguntado al presidente cómo van a gestionar el Plan 4.500, si con nuevas contrataciones «o al estilo Ayuso, repartiendo sanitarios por los hospitales para cubrir más camas». «Más camas necesitan más sanitarios», ha apuntado para exigirle a Moreno que haga contratos a los sanitarios de al menos un año para mejorar sus condiciones.

«Deje de eludir su responsabilidad, deje la comodidad de que otros decidan por usted, no se esconda tras el Gobierno central, actúe como presidente con transparencia y no dé más bandazos«, ha exigido Susana Díaz a Moreno, a quien ha pedido que «no juegue con las esperanzas y expectativas de la gente», avisando de que «la incertidumbre genera muchas dificultades al sector económico». «Si de verdad piensa en el interés de Andalucía, el PSOE-A arrimará el hombro y estará a su lado», ha zanjado.

En su último turno, Moreno ha avisado a Susana Díaz de que «no ayuda dibujar un escenario catastrofista» y ha insistido en que las medidas son «muy duras y complicadas» pero siempre se adoptan «preservando la salud de los andaluces».

Ganar credibilidad

«Ganaría en credibilidad si fuera crítica con algunas cosas que hace Gobierno de España», ha espetado a la socialista para apuntar que «no puede ser que nosotros lo hagamos todo y el Gobierno todo bien». Así, ha afirmado que «claro que Andalucía está mal, pero igual que están mal Francia, Alemania, Reino Unido, Aragón o Extremadura».

Pero, ha agregado Moreno, «no se trata de sacar pecho, esto es una desgracia y ante eso se espera del principal grupo de la oposición que abandone la demagogia», todo para aconsejar a Susana Díaz que «su oportunidad para consolidar su liderazgo es ofrecerse para entre todos sacar adelante Andalucía». «No pido sumisión sino no dañar la imagen de Andalucía», ha zanjado.