España atraviesa uno de los momentos más delicados de la pandemia del Coronavirus. Nos encontramos de lleno en la segunda ola del virus y las medidas restrictivas por parte de la Administración cada vez son más duras.

Los hospitales vuelven a recibir pacientes de Covid-19 a diario, las UCIs se llenan y las plantas se colapsan de enfermos. Una situación que podría llevarnos de nuevo a un confinamiento domiciliario, aunque tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas quieren agotar todas las posibilidades antes de acudir a esa vía.

En apenas una semanas llega la Navidad, una de las épocas de mayor movimiento de la economía. Y además una etapa del año donde las personas necesitan sentir el calor de los suyos a través de reuniones familiares.

Por eso, viendo el panorama actual y todo lo que se avecina, Andrea Crisanti, el epidemiólogo más respetado de Italia, se atreve a poner fecha a una tercera ola del Covid-19.

En una entrevista en su país se ha mostrado muy preocupado por el desarrollo de la pandemia en la actualidad. Según su criterio, la situación es más delicada que en la pasada primavera.

La pandemia del Covid-19 aprieta más que nunca

El experto ha criticado duramente a la clase política de su país, a los que achaca haber perdido cinco meses en la lucha contra el Covid-19; lo que supondrá que no estén preparados ante el avance de contagios durante esta segunda ola.

Al igual que en España, el Gobierno italiano de Giuseppe Conte ha comenzado aprobar nuevas restricciones; destinadas a limitar la movilidad entre regiones o el cierre de espacios como los centros comerciales durante los fines de semana.

Para Crisanti, la situación es desoladora: «Vamos hacia un nuevo confinamiento porque no estamos lejos de que colapsen las UCI de los hospitales. Cuando se acerque la Navidad habrá en cambio mucha presión política y económica para volver a abrir, pero si no tenemos un plan para mantener la pandemia en números mínimos, habrá luego una tercera ola en enero y febrero».

Pedro Sánchez espera que las vacunas lleguen a España en mayo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este jueves que la campaña de vacunación contra el coronavirus “podría estar lista” dentro de seis meses, en mayo, coincidiendo con el fin del estado de alarma que implementó el Ejecutivo central hace dos semanas y cuya prórroga ratificó el Congreso de los Diputados.

Las nuevas vacunas del Covid-19 podrían estar listas para ese momento, acompañando con el cambio de estación, y eso nos ayudará a recuperar progresivamente esa nueva normalidad”, ha subrayado el jefe del Ejecutivo en una comparecencia conjunta con el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, adelantó hace unos días que España tendrá una primera tanda de vacunas a principios del año que viene o a finales de este “si las cosas van muy bien”. Aunque coincidió con el presidente del Gobierno en que habrá que seguir “conviviendo” con el coronavirus hasta el mes de mayo.

Durante su intervención, el líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha vuelto a reivindicar la duración por seis meses, hasta mayo, de este estado de alarma a nivel nacional. Según ha defendido, es el tiempo “que marcan los científicos” para pasar la “etapa más crítica” de la segunda ola del coronavirus Covid-19.

“Estrategia nacional”

Eso sí, hasta que llegue la vacuna del coronavirus, Sánchez ha reafirmado la “estrategia nacional” que, a su juicio, existe en la lucha contra el coronavirus por parte de las distintas administraciones. A este respecto, ha defendido el Consejo Interterritorial de Salud como el marco para tomar medidas consensuadas para controlar la pandemia.

Así, ha defendido los tres pilares en materia de coordinación para tomar medidas: los indicadores comunes para llevar a cabo ciertas restricciones; el estado de alarma para tener seguridad jurídica a la hora de establecer ciertas normas; y la evaluación de estas medidas.

En este sentido, ha repetido las palabras del titular de Sanidad, Salvador Illa, que pedía un plazo de “dos o tres semanas” para evaluar las medidas frente al coronavirus que se están tomando antes de aplicar restricciones más severas como el confinamiento domiciliario como piden algunas Comunidades Autónomas.

Por último, Sánchez se ha mostrado convencido de que “estos momentos amargos pasarán” y de que “en medio de la zozobra y la fatiga de la pandemia es cuando debemos sobreponernos”, lo que ve como el mayor reto social de la historia de España. También ha abogado por ir hacia un sistema de cuidados “mucho más cercano” porque “los mayores no quieren ir a una residencia”.