El presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado este miércoles que apoyaría confinar determinadas «áreas» si así se considera porque el virus está «descontrolado» . Pero ha exigido al Ejecutivo de Pedro Sánchez que las restricciones se adopten con «criterios científicos de verdad» y no con «expertos imaginarios».

El líder del PP ha pedido al Gobierno central medidas «eficaces, correctas y con base médico-científicas» para frenar la propagación de la pandemia. Preguntado sobre si daría su apoyo a confinar domiciliariamente, como están pidiendo varias áreas, como las autonomías de Asturias, Ceuta y Melilla, Casado ha subrayado en nombre del PP que lo harían como ya lo apoyaron, durante dos meses, en la primera ola del coronavirus.

«Si una Comunidad Autónoma en base a sus estadísticas o si el Gobierno, nos fiáramos de su criterio, considera que el virus está absolutamente descontrolado en un área y hay que confinarla; nosotros, como hicimos en la primera oleada, apoyaríamos eso», ha explicado el presidente del PP en una entrevista en TRECE, recogida por Europa Press.

Gobernar por decreto

Sin embargo, ha aclarado que no quiere que el Ejecutivo utilice «la comodidad de gobernar por decreto» y «no hacer medidas eficaces». Por ello, ha exigido en nombre del PP que haya «un criterio científico de verdad» y no «expertos imaginarios» contra la pandemia.

Además, ha recordado que Sánchez tumbó las medidas en la Comunidad de Madrid, donde la limitación de movilidad era por áreas sanitarias, «que estaban dando efecto». Y aplicó un estado de alarma para llevar a cabo restricciones «sin diferencias» entre los distritos.

La comunidad de Asturias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla fueron las primeras en solicitar al Gobierno aplicar un confinamiento domiciliario para frenar la curva de contagios. En este sentido, País Vasco, Andalucía y Castilla y León han insistido en modificar el actual estado de alarma para poder abordar esta medida si fuera necesario.

Confinamiento domiciliario

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recalcado este miércoles que el Gobierno ha establecido el plazo de “dos o tres semanas” para evaluar las medidas impuestas contra el coronavirus antes de estudiar confinar domiciliariamente áreas por el virus como están pidiendo algunas comunidades autónomas.

“Hay margen para la toma de medidas adicionales”, ha sostenido Illa, más allá de confinar domiciliariamente áreas por el virus. El ministro se ha reunido con todos los consejeros de Sanidad de los gobiernos autonómicos en el Consejo Interterritorial de Salud.

Los ejecutivos autonómicos de Asturias, Ceuta y Melilla ya pidieron al Gobierno adecuar el estado de alarma para que pudieran decretar un confinamiento domiciliario. A esta solicitud se han sumado también este miércoles el País Vasco y Andalucía.

Ante esta petición, el Ejecutivo ha defendido las medidas que pueden tomar las autonomías dentro de este estado de alarma. Por ello, insiste en esperar el plazo que dicen los científicos para poder valorar la eficacia de las restricciones impuestas.

La conclusión que se ha sacado de la reunión, bajo mi punto de vista, es que hay una estrategia nacional; unos indicadores en base a ellos analizamos el riesgo epidemiológico; donde hay margen y hay que evaluar estas medidas y darse un tiempo de dos o tres semanas”, ha sentenciado Illa.

Simón pide tiempo para evaluar las restricciones y pensar en un posible confinamiento

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha pedido “dar margen” a las nuevas medidas contempladas en el estado de alarma aprobado la semana pasada para comprobar si es eficaz en el control del gran alza de los contagios de Covid-19, con el objetivo de evitar el confinamiento domiciliario.

Fernando Simón ha resaltado que se necesita tiempo para evaluar las restricciones, en línea con lo manifestado por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. “Esto no es una carrera a ver quién implementa más medidas; sino de encontrar un punto intermedio, poniendo por delante la salud de la población”, ha argumentado.

El experto ha advertido de que el incremento del número de casos “va a generar una situación complicada” en la presión hospitalaria. En este punto, ha informado de que algunas CCAA se encuentran ya por encima del 40 por ciento de ocupación y de que la incidencia acumulada en 14 días en el conjunto de España es “muy alta”, con 527 casos por 100.000 habitantes, lo que coloca a nuestro país en el puesto número 16 a nivel europeo.

Ante estos datos, Simón ha alertado de que los fallecidos van a seguir aumentando “aunque se consiguiera controlar la transmisión” en los próximos días. Según el epidemiólogo “pasan unos 7 días entre el inicio de la subida de casos y su traslación al número de muertes”. “Los fallecidos se observan siempre una semana después de que los datos empiecen a acumularse”.