El Ministerio del Interior celebró este miércoles 4 de noviembre una reunión al máximo nivel con la participación de mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los consejeros de las Comunidades Autónomas que tienen policías propias con el objetivo de «volcarse» en la prevención de los posibles disturbios que puedan seguir protagonizando en los próximos días algunos «criminales» que protestan con «consignas vacías» contra el estado de alarma para prevenir el contagio de coronavirus.

De la reunión ha dado cuenta el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, en su comparecencia en la Comisión de Interior en el Senado para hablar de las líneas generales del departamento.

En concreto, ha dicho que se celebró una «reunión de coordinación» y que contó con la participación del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, así como con «altos representantes de las policías autonómicas».

Según detallan otras fuentes conocedoras de la reunión consultadas por Europa Press, la cita se celebró por videoconferencia y en la misma participaron los consejeros de Cataluña, País Vasco y Navarra, así como altos mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Grupos muy limitados y consignas vacías, según el Gobierno

Como ya hiciera el martes el ministro Grande-Marlaska, el secretario de Estado ha desligado de momento estas protestas con partidos políticos. «Algunos quieren hacer referencia a si son de una determinada ideología u otra», ha comentado Rafael Pérez.

Del mismo modo, Pérez ha pedido dejar trabajar a los servicios de inteligencia, que tienen como objetivo detectar a estas personas; que ha definido como «criminales que siguen consignas vacías y con la única intención de alterar el orden público y causar daño».

El ‘número dos’ de Interior ha señalado en el Senado que no se puede «restar gravedad» a los últimos incidentes en las calles de varias ciudades; sobre todo el pasado Puente de Todos los Santos. Dicho esto, ha pedido ser consciente del «alcance concreto» de estos altercados que ha ligado con «grupos muy limitados de personas».

«Existió coordinación

Ante las críticas de falta de previsión durante el Puente de Todos los Santos, Rafael Pérez ha comentado que no fue así. «Existió coordinación con las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno y comunicación continua con las policías autonómicas».

En este sentido, ha reconocido que es complicado detectar a estos grupos violentos. Y es que muchas veces se hacen notar aprovechando protestas contra el estado de alarma debidamente convocadas.