La Guardia Civil del municipio sevillano de Brenes ha detenido en una operación a tres personas e investiga a siete más por presunto delito de organización criminal y contra la salud pública. En otro operativo se ha desmantelado otro punto de venta de droga, con dos detenidos y una investigada. Un nuevo golpe al narcotráfico en Sevilla.

En un comunicado, el instituto armado explica que el grupo de investigación de este cuerpo en Brenes tenía «fundadas sospechas de que en determinadas viviendas de la localidad podrían existir puntos activos de venta de droga«. Así, se han realizado registros en dos domicilios y se han intervenido 393,5 gramos de hachís y 16,4 gramos de cocaína en roca. Además, se ha localizado en uno de los registros a uno de los pisos del narcotráfico una pistola detonadora, replica a la pistola Beretta 92 y 755,60 euros.

Por todo esto se detienen a tres personas, una mujer de 29 años y dos varones de 22 y 23 años. También, a otras siete personas en calidad de investigados, cuatro mujeres y tres hombres de edades comprendidas entre los 44 y los 22 años. A todos se les imputan delitos contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

En otro registro domiciliario se ha desmantelado un punto de venta de droga. Se ha localizado en efectivo 771 euros, además de seis terminales de teléfonos móviles y un sofisticado material para el montaje de una plantación intensiva de marihuana. Por ello, se detuvo a un matrimonio de 40 años y a su hijo, de 18 años. La mujer, en calidad de investigada.