La operación ‘Green Planet’, que la Guardia Civil desarrolla desde el pasado junio en Atarfe (Granada), ha concluido con el decomiso final de 26.819 plantas de marihuana y la puesta a disposición judicial de 24 detenidos. Todo ello, por delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Se trata de la operación más importante de la Guardia Civil en la provincia contra el cultivo ilegal de cannabis sativa en lo que va de año; que ha tenido lugar en el conocido barrio El Barranco de Atarfe; y se ha desarrollado en cinco fases. La última de estas tuvo lugar el pasado 1 de octubre.

En ella, el Juzgado de Instrucción 1 de Granada autorizó el registro de ocho viviendas unifamiliares. Asimismo, se han descubierto 6.717 plantas de marihuana y se ha detenido a 12 personas por delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

La Guardia Civil recibida a tiros en la plantación de marihuana

La operación comenzó durante la madrugada del 9 de junio. Los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Maracena fueron recibidos a tiros. Todo ello, mientras investigaban la posible existencia de una plantación en las afueras de la localidad de Atarfe; al ser detectados por los individuos que vigilaban las plantas y creer que eran ladrones.

Tras el tiroteo, donde afortunadamente ningún agente resultó herido, la Guardia Civil desplegó un amplio dispositivo en torno al barrio de El Barranco de Atarfe. De esta forma, se comprobó que existían catorce parcelas de terreno ocupadas ilegalmente.

Ademas, en ellas crecían 10.750 plantas de marihuana de de distinto tamaño; y se descubrieron seis viviendas en las que se estaban cultivando 4.500 plantas más de manera intensiva con enganches ilegales a la red eléctrica. En esta primera fase, fue detenida una persona.

Segunda fase

La segunda fase de esta macroperación antidroga tuvo lugar a principios del mes de julio, también en Atarfe. Fue una actuación en la que la Guardia Civil trabajó conjuntamente con Policía Nacional.

En aquella operación se realizaron cinco registros domiciliarios y se intervinieron 2.157 plantas de cannabis sativa y 24.000 euros en efectivo; con cuatro personas puestas a disposición judicial.

Tercera fase

Con las pruebas obtenidas en las dos fases anteriores, los investigadores averiguaron la posible existencia de armas prohibidas en dos domicilios del barrio El Barranco. Por ello, se solicitó autorización judicial para registrar ambas viviendas. Así, el pasado 26 de agosto tuvo lugar la tercera fase de esta operación.

Ese día los agentes registraron estas dos viviendas. En una de ellas, encontraron una escopeta de calibre 12 con los cañones y culata recortados: un arma eléctrica tipo Taser; y munición de escopeta escondidas en un hueco oculto tras la nevera de la cocina.

Allí mismo también se encontró una navaja de grandes dimensiones y una llave de pugilato considerada arma prohibida en el actual Reglamento de Armas. En estos dos registros, la Guardia Civil también encontró dos plantaciones de cannabis sativa; con doscientas treinta y nueve y cuatrocientas quince plantas respectivamente. En esta fase fue detenida una persona por tenencia ilícita de armas.

Cuarta fase

La cuarta fase de explotación de esta operación tuvo lugar el pasado 4 de septiembre. La Guardia Civil realizó cuatro nuevos registros domiciliarios en el mismo barrio; y se incautó de mil novecientas setenta y una plantas de cannabis, con seis detenidos.

Concluida la operación: quinta fase

La quinta fase ha concluido con el registro autorizado por el Juzgado de Instrucción número 1 de Granada de ocho vivienda unifamiliares; y el decomiso de seis mil setecientas diecisiete plantas de cannabis. Esta última fase ha concluido con la detención de doce personas.

En cada una de las fases, la Guardia Civil ha contado con la colaboración de operarios de la empresa eléctrica Endesa; que han ayudado a localizar y desactivar conexiones ilegales a la red que se han descubierto durante los registros.