Acaban con un grupo criminal en Almería que traficaba con personas desde Argelia. La Guardia Civil ha desarticulado en Roquetas de Mar, El Ejido y Nijar (Almería) una banda criminal que supuestamente traficaba ilegalmente con inmigrantes de origen marroquí, subsaharianos y argelinos.

La operación se ha saldado con cinco detenciones y tres investigados, que contaban con varias viviendas en la localidad de Garrucha y Roquetas de Mar (Almería). La investigación comenzó el mes de junio al detectar la intensa llegada de embarcaciones tipo patera y neumática en la ruta del Mar Mediterráneo occidental.

El grupo criminal desarticulado en Almería actuaba de forma organizada y coordinada en origen y destino, realizando trayectos marítimos en embarcaciones que carecen de las mínimas medidas de seguridad. Con un número excesivo de personas embarcadas y en ocasiones realizando la travesía con menores y mujeres embarazadas.

Entre los detenidos figuran dos patrones que tripulaban una embarcación que arribó a finales de agosto en la localidad de San José-Nijar, siendo localizados por un helicóptero de la Guardia Civil.

Estructura de la organización y modus operandi

La estructura de la organización es muy similar a la observada en ocasiones anteriores respecto a organizaciones criminales dedicadas al tráfico de personas. Se trata de una red delictiva que, de manera organizada, introducía en España inmigrantes en situación irregular por vía marítima desde Orán (Argelia).

La rama ubicada en Orán y localidades limítrofes captaba a individuos de origen marroquí, subsahariano y argelino. Todo con el ofrecimiento de trasladarlos a España en pateras a cambio de una contraprestación económica. Por su parte, la rama española se encargaba de recibir las embarcaciones que llegaban a las playas almerienses y cuyos ocupantes eran trasladados a cualquier punto de la geografía española y francesa.

Como resultado de la operación, la Guardia Civil desarticula un entramado organizativo de una de las redes de inmigración provenientes de Orán (Argelia). De forma lucrativa aseguraban la entrada, recepción, permanencia y traslado de inmigrantes hasta distintos puntos de la geografía española y otros países de la UE.

La operación se salda con la detención de cinco personas, tres de origen argelino y dos español, así como la investigación de otras dos, un marroquí y un español por un supuesto Delito contra los ciudadanos extranjeros y pertenencia a grupo criminal. La operación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción 4 de Vera (Almería) que decreta el ingreso en prisión preventiva de tres de los detenidos y la puesta en libertad con cargo del resto.

Actuación anterior

La Guardia Civil desmantelaba el pasado fin de semana en el marco de la operación ‘Tejijo’ una organización delictiva dedicada presuntamente a introducir grandes cantidades de hachís procedente de Marruecos a las costas de Almería.

Se ha detenido a cinco personas y se han incautado más de cuatro toneladas de hachís, según ha informado en un comunicado el Instituto Armado. Un cuerpo que también ha intervenido cerca de 1,4 millones de euros entre el valor de los bienes muebles e inmuebles y el saldo en cuentas bancarias.

La operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de «una red que estaría introduciendo grandes cantidades de hachís con embarcaciones semirrígidas en las costas de Almería. Más concretamente en la zona conocida como Punta Entinas-Sabinar». Ante esta información, los agentes organizaron un dispositivo de vigilancia de la zona con el fin de «detectar embarcaciones que pudieran ser sospechosas de dedicarse al narcotráfico».

A mediados de abril una embarcación semirrígida navegaba a baja velocidad por el Faro de Punta Entinas, por lo que se le realizó un seguimiento. Por otro lado, se observaron movimientos en una zona de la playa que hizo sospechar a los agentes que podrían estar esperando la embarcación para descargar los bultos, según ha indicado el Instituto Armado.

Una vez que se confirmó que se había realizado un alijo varias patrullas intervinieron deteniendo a una persona que se encontraba descargando los bultos. Junto a ella se encontraba un camión en cuyo interior y en sus alrededores se hallaron 105 fardos de hachís con un peso de 3.150 kilos.