Ana Gómez Pradas, la vecina de 36 años de Marinaleda encerrada junto a sus padres en el despacho del alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, el pasado 28 de agosto ha sido desalojada por la Guardia Civil.

Reclamaba la apertura de la bolsa de empleo municipal, ha sido desalojada por la Guardia Civil avisada por Sánchez Gordillo y además denunciada, según informa ABC.

Esta mujer explica que «el Ayuntamiento, el comunista y solidario que siempre ha defendido los derechos de los trabajadores, nos denuncia penal y económicamente.

Además de desalojarnos por defender el derecho de todo trabajador. Incluso manda a la Guardia Civil como si fuéramos delincuentes, cuando nuestra lucha ha sido justa y pacífica».

Las razones esgrimidas por el Ayuntamiento

El Ayuntamiento emite un comunicado donde explicaba sus razones: «En el momento de la apertura de la bolsa actual de ayuda a domicilio, la persona interesada no cumplía con los requisitos mínimos exigidos.

Actualmente no existen en el servicio de ayuda a domicilio usuarios suficientes, quedando plenamente cubierto con las trabajadoras que forman parte de la bolsa».

No puede sucumbir a reclamaciones individuales

«Este ayuntamiento no puede sucumbir a reclamaciones individuales, no puede abrir las bolsas cada vez que alguien crea que cumple los requisitos.

La persona interesada fue llamada por este Ayuntamiento hasta en cinco ocasiones rechazando en todos los casos las contrataciones cuando le han correspondido».