El hospital Reina Sofía de Córdoba ha atendido con éxito el primer parto inducido de una madre con Coronavirus, que ha tenido un hermoso bebé.

Y es que no todos pueden ser malas noticias en el marco de la pandemia del Covid-19, aunque esta historia podría haber tenido un trágico desenlace.

La madre del bebé resultó positiva tras una prueba PCR, aunque era asíntomática. Tras ello se puso en marcha un protocolo para la seguridad de la madre , el bebé y los profesionales sanitarios.

Dos días antes del día programado para el parto, ya que la mujer se encontraba en la semana 41 de gestación, fue sometida a las pruebas de Covid-19.

Gracias al trabajo coordinado y planificado ha permitido que este primer parto inducido haya sido muy similar a cualquier otro.

Así, la madre ha podido disfrutar inmediatamente de su bebé a través del método piel con piel y de la lactancia materna.

Un nuevo caso que se valora positivamente ante los posibles casos similares que puedan producirse en un futuro.