«Hay una gran amenaza de tsunami en Cádiz y Huelva»

Ignacio Aguirre: «No ponemos la atención necesaria en las zonas que están amenazadas por la probabilidad de tsunamis, como el sur de España»

El experto en riesgos naturales del Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria, Ignacio Aguirre, afirma que «hay una gran amenaza de tsunami en España».

Aguirre ha ofrecido este pasado miércoles una charla llamada ‘Tsunamis’ dentro del ciclo ‘Ciencia y vivencia, Riesgos geológicos y sociedad’ que se lleva a cabo hasta el 10 de julio en la Universidad de Cantabria.

El investigador español ha aprovechado para alertar a las autoridades de la importancia de instruir a la población para saber cómo actuar ante un fenómeno de estas dimensiones: «Se deben desarrollar estrategias de preparación».

Advierte que el sur de España y este del Mediterráneo tiene una sismicidad activa que le hace muy proclive a sufrir tsunamis, corriendo gran riesgo de que vuelva a ocurrir como ya ha pasado en la historia española, la más grave en 1755 en las que perecieron 2.200 personas entre Cádiz y Huelva, y las últimas en 1969 y 2003 en Baleares.

Ante la «capacidad devastadora brutal» de estos fenómenos naturales, los gobiernos deben tener estrategias de preparación antes de que ocurran: «hay que tener un conocimiento del riesgo real que existe, un cartografiado de esos riesgos para ver qué zonas se pueden ver afectadas y a partir de ahí es necesario empezar a instruir a los gestores políticos, a la sociedad en general para que tengan el conocimiento del riesgo de tsunamis y se puedan salvar vidas».

El investigador cántabro indica que «el conocimiento es muy importante y hay dos estrategias fundamentales en el caso de los tsunamis: el planeamiento de la evacuación previo a que ocurra, con lo cual es necesario ese análisis y cartografía del riesgo, y los sistemas de alerta temprana, con protocolos para que la información de esas alertas llegue a la población».

En España, en estos momentos, existe un centro de alerta de tsunami, el Instituto Geográfico Nacional, que emiten alertas a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, pero a partir de ahí no hay un protocolo para la población. Si sucede, en casi 15 minutos las grandes olas podrían estar en tierras gaditanas y onubenses, y la población no sabría qué hacer pues no se ha formado ante un posible tsunami.

«A partir del tsunami del 2004 en Indonesia se establecieron grupos de trabajo, se creó el sistema de alertas temprana del océano Índico, el del Caribe y el del noroeste Atlántico y Mediterráneo, que es en el que está encuadrado España. Por suerte, los tsunamis tienen una probabilidad de ocurrencia muy baja pero, por desgracia, no ponemos la atención necesaria en las zonas que están amenazadas, como el sur de España».