Europa se prepara para abrir sus fronteras al turismo exterior 

La UE ya contempla la reapertura «gradual» de su frontera exterior «a partir de primeros de julio»

La comisaria de Interior, Ylva Johansson, ha informado este viernes de que presentará en los próximos días una propuesta para la reapertura gradual a partir de «primeros de julio» de la frontera exterior de la Unión Europea, tras constatar en una videollamada con los ministros de Interior de los 27 que es el deseo de «muchos» de ellos, que ya están retirando las restricciones dentro de Schengen a lo largo de junio.

Por el momento, la Unión Europea tiene cerrada su frontera exterior a todo viaje que no sea excepcional hasta el 15 de junio y tiene el compromiso de mantener esta restricción hasta que se culmine la reapertura de las fronteras actualmente cerradas entre socios de la UE, para permitir primero la libre circulación dentro del espacio Schengen y ver cómo evoluciona el coronavirus tras esta primer fase de desescalada fronteriza.

Así las cosas, Bruselas propondrá una prórroga corta –varios países han pedido que sea de dos semanas, es decir, hasta el 1 de julio– que deberá llevarse a cabo de manera «gradual» y en base a unos criterios comunes sobre los que aún no hay consenso entre los Estados miembro.

Aunque no ha mencionado expresamente a ninguno de los Estados miembros, Johansson ha dicho que «muchos» de los países se han mostrado ya favorables a este planteamiento, pero que «algunos» han avisado de que «no está aún preparado» para decidir si podrá abrir la frontera exterior en esos plazos y quiere esperar a ver cómo evolucionar la situación epidemiológica.

España es uno de los países que más tarde prevé levantar las restricciones al paso de su frontera interior, ya que su apertura al resto de países de la UE y del área Schengen está fijada en el 1 de julio, con lo que de confirmarse el proyecto de Bruselas, la apertura de la frontera española con el resto de socios europeos se solaparía en el inicio de la desescalada en la frontera con terceros países.

En cualquier caso, Johansson ha dicho que trabajará «estrechamente con los Estados miembro en los próximos días» para apuntalar la coordinación entre los 27 en la gestión de sus fronteras, una competencia exclusiva nacional y que demostró una total descoordinación al inicio de la pandemia.

La comisaria también ha subrayado que existe un amplio consenso respecto a la conveniencia de contar con criterios comunes a la hora de proceder a levantar el cierre de la frontera exterior, si bien ha concedido que hay diferencias entre los Estados miembro respecto a qué tipo de criterios deberían de ser los unificados.

Sobre la mesa hay criterios como el control objetivo de la situación epidemiológica, la cercanía en las relaciones con determinados países o la vecindad geográfica con otros, según han explicado a Europa Press diversas fuentes europeas, que apuntan también en la reflexión la posibilidad de establecer una lista concreta de países a los que levantar el veto antes que a otros.

Entre tanto, las medidas de control fronterizo dentro del espacio Schengen deben ir levantándose de aquí a que finalice junio, han añadido las fuentes, tras una discusión en la que quedó claro que en cualquier caso la frontera exterior no se abrirá «antes del 1 de julio» y que las medidas restrictivas en los pasos dentro de la UE que persistan deben ser «muy proporcionadas».

Precisamente la víspera de este debate de ministros de Interior con la comisaria, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Paolo Conte, remitieron una carta a la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von derl Leyen, para pedir criterios epidemiológicos «comunes, claros y transparentes».

Para ello, España e Italia piden que el Centro europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) juegue un papel fundamental en la definición de criterios claros y objetivos como única base para justificar nuevos cierres de fronteras.