El nuevo plan de la Junta: una inversión de 258 millones en infraestructuras

Con estas actuaciones, el ejecutivo andaluz pretende mejorar y renovar las aulas de los centros escolares, así como la implantación progresiva de energía renovables

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha anunciado este viernes 5 de mayo en Huelva la aprobación del nuevo plan de infraestructuras educativas del año 2020, en el que se incluyen 282 obras de creación, ampliación o mejora de centros educativos públicos de Andalucía con un presupuesto programado de 156,7 millones de euros.

Esta programación, que ejecutará la Agencia Pública Andaluza de Educación, constituye la primera anualidad del Plan de Infraestructuras Educativas 2020-2027 impulsado por la Consejería para «dar respuesta de forma ordenada y planificada a las demandas y nuevos retos del sistema público educativo andaluz en este horizonte temporal».

Según ha informado la Junta en una nota de prensa, las obras incluidas en la programación 2020 se engloban en diferentes programas.

 Por un lado, se han incluido 47 actuaciones destinadas a resolver necesidades de escolarización, lo que incluye la construcción de nuevos centros y ampliaciones que doten al sistema educativo de nuevos puestos escolares o que permitan el incremento de enseñanzas, como bachilleratos.

En concreto, dentro de este programa se ha dado prioridad a aquellas actuaciones que hagan posible la retirada de aulas prefabricadas o eviten poner nuevas en el futuro.

Por otro lado, en la programación se incluyen 29 actuaciones dirigidas a resolver necesidades de origen técnico que afectan las condiciones de habitabilidad, seguridad o funcionalidad de los centros y que se consideran prioritarias.

A éstas se suman otras 47 intervenciones de reformas o mejoras cuyo objeto es mejorar las infraestructuras de los centros educativos que hayan quedado obsoletas o dotarlas de requisitos o espacios de los que carezcan.

Asimismo, como continuación de años anteriores, se programan también 48 actuaciones específicas de retirada de amianto en los centros educativos.

Asimismo, la Consejería continúa avanzando en la mejora de la climatización de los centros escolares con un total de 81 nuevas actuaciones.

Entre estas intervenciones se siguen incluyendo medidas pasivas tales como como la instalación de elementos de sombra en patios y fachadas, la plantación de vegetación, la construcción de porches, etc., pero destaca como novedad la puesta en marcha de un nuevo programa de bioclimatización mediante medidas activas con sistemas de refrigeración adiabática.

Este sistema de refrigeración es una alternativa a los habituales sistemas de aire acondicionado que funciona refrigerando el aire mediante la evaporación del agua.

Sus principales ventajas son el bajo consumo eléctrico, las menores emisiones de CO2 y el menor coste de inversión inicial y de funcionamiento, además de que funcionan con aire fresco, sin recirculación, mejorándose así la calidad del aire interior.

Para la selección de estas actuaciones se han priorizado centros ubicados en municipios con mayor severidad climática en verano.

En esta misma línea, el plan de infraestructuras de 2020 incluye la puesta en marcha de un programa piloto para la integración de energías renovables en centros con elevados consumos de energía eléctrica.

Para ello, se han seleccionado una serie de centros (un total de 23) en los que se va a implantar una instalación de energía solar fotovoltaica para producción de electricidad, que redundará en un menor gasto en el consumo eléctrico.

En los próximos años, y en función de los resultados, se continuará con la implementación progresiva de las energías renovables.

Según han indicado, otra importante novedad es la inclusión, por primera vez, de un programa específico de atención preferente a las infraestructuras de los centros de Educación Especial, compensatoria y difícil desempeño con el que la Consejería quiere reforzar el apoyo a los centros que atienden a alumnado con características especiales.

Dentro de este programa se incluyen siete intervenciones para 2020 y a lo largo del plan 2020-2027 se abordarán otros centros.

Por último, a este plan de infraestructuras de 2020 se podrán incorporar a lo largo del año actuaciones no programadas que surjan por necesidades o incidencias sobrevenidas, como es el caso de las urgencias técnicas o las obras de escolarización de verano, que se determinan una vez cerrado el periodo de escolarización del alumnado. Para estas actuaciones se estima, respectivamente, un presupuesto de 3 millones y 5 millones de euros.

Junto a las nuevas actuaciones de 2020, la Agencia Pública Andaluza de Educación continua gestionando las obras de programaciones anteriores (2017-2018 y 2019) que se encuentran en diferentes fases de ejecución.