Una joven de 17 años se suicida al no concederle la eutanasia

Noa Pothoven tenía un trastorno de estrés postraumático, depresión y anorexia provocados por las violaciones que sufrió y decidió poner fin a su vida mediante una huelga de hambre

Noa Pothoven, una joven holandesa de 17 años, falleció el pasado domingo en su domicilio tras varios meses rechazando los fluidos y alimentos. La adolescente había sido víctima de abusos sexuales, cometidos por su primo cuando tenía 11 y 12 años de edad, así como por dos hombres a la edad de 14 años.

Esto provocó que Noa tuviese un trastorno de estrés postraumático, depresión y anorexia, tal y como cuenta en su libro autobiográfico «Ganar o aprender», en el que cuenta su lucha contra las enfermedades mentales que le provocaron los abusos sexuales.

Noa hizo pública su decisión en las redes sociales: «Estuve deliberando por un tiempo si debería o no compartir esto, pero decidí hacerlo de todos modos. Tal vez esto sea una sorpresa para algunos, dado mis publicaciones sobre hospitalización, pero mi plan no es impulsivo. Tras años de luchar y pelear, estoy agotada. He dejado de comer y beber por un tiempo y, después de muchas discusiones y evaluaciones, decidí dejarme ir porque mi sufrimiento es insoportable», confesó.

«El amor es dejar ir, en este caso», continuó escribiendo. La menor de edad pidió a sus seguidores de Instagram y amigos que respetasen su decisión.

Este caso ha reabierto el debate sobre la “muerte digna” en España y nos recuerda el caso de Ángel Hernández, que el pasado mes de abril asistió a su mujer para que dejase de sufrir, por lo que fue detenido.

En Holanda, la eutanasia es legal desde 2002. Los médicos pueden practicar la muerte asistida en pacientes que sufren una enfermedad irreversible o que se encuentra en fase terminal y con padecimiento insoportable.

Hay que aclarar que, para poder recibir la muerte asistida, el paciente ha de residir en los Países Bajos y el médico deberá consultar antes con uno o dos compañeros para comprobar que la situación no tiene perspectivas de mejora.

En el caso de Noa,  sus padres, tras varios intentos para convencer a su pequeña de que cambiase de idea mediante tratamientos psiquiátricos, pero esto solo provocó que la joven realizara una serie de intentos de suicidarse en los últimos meses. En la desesperación, la familia buscó electroshock, que se rechazó debido a su corta edad, según informa la periodista Naomy O´Leary.

La periodista, Naomi O´Leary cuenta en el siguiente hilo lo ocurrido con el caso de Noa y el error de traducción que ha provocado que cientos de medios en todo el mundo hayan tenido una versión equivoca sobre el fallecimiento de la joven holandesa, hasta el punto de provocar que el propio Papa Francisco haya opinado sobre el caso.