Prohibidas las chanclas y las tirantas en la Catedral de Sevilla

El Cabildo señala que “la adecuada estética en el vestir favorece la convivencia”

La noticia ha sorprendido a propios y extraños. Se ha calificado de mano dura. El Cabildo no duda, no tiembla a la hora de dictar normas de cara a la Catedral de Sevilla, considerado el monumento más visitado de la capital hispalense. En esta ocasión ha habido revisión ante la llegada de la calenda veraniega, en tanto en cuanto son muchísimos los turistas que visitan el Templo Metropolitano. No cabe duda que se trata de un atractivo patrimonial de primer orden.

Pues bien: quienes deseen conocerla deben abandonar la denominada estética de piscina. De ahí que el Cabildo Catedral haya recordado normas de obligado cumplimiento para permitir el acceso. Y es que para deleitarse con el mayor retablo de la Cristiandad, contemplar la sorprendente tumba de Cristóbal Colón o subir a la Giralda o asombrarse ante las maravillosas pinturas de Murillo en ningún caso podrá hacerse calzando chanchas…

Y las mujeres deberán tener los hombros cubiertos, nada de tirantas. Y jamás podrán vestir mini shorts. Los hombres no podrán visitar la Catedral con camisetas sin mangas. Y, por descontado, en el interior siempre desprovistos de gorra o sombrero. Durante los meses de verano el cumplimiento de estas normas es imprescindible. Como ha recordado el Cabildo, “la adecuada estética en el vestir favorece la convivencia, la cordialidad y el respeto por la sensibilidad especial que supone la visita de una Catedral”.