Ideas sobre el Auto de paralización de la exhumación de Franco

Analizamos el Auto del Tribunal Supremo y damos algunas pinceladas al respecto

El 4 de junio de 2019 la Sección 4ª de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Supremo (el TS se divide por Salas, según materia, y por secciones, según especialidad y reparto) ha emitido un Auto, uno de los tipos de resolución que puede dictar un Juez o Tribunal, paralizando la exhumación de Franco.

No obstante, lo hace con carácter cautelar: el TS expone dando la razón a la familia de Franco pues llevar a cabo la exhumación mientras no existe un pronunciamiento judicial firme, hace perder la finalidad legítima a sus recursos. Ya explicamos en su día en qué consistían las medidas cautelares, y esta parece tener los dos requisitos paradigmáticos de las mismas: apariencia de buen derecho y periculum in mora.

El TS también hace mención a que nada impediría, si se estiman los recursos en favor de la familia, que los restos volviesen a donde estaban en caso de exhumación. Pero incide en que sería ‘extraordinariamente perjudicial no sólo para los recurrentes sino también para el interés público por las singulares y únicas circunstancias que concurren en este caso’.

La Sala ponderó así los intereses en conflicto: es cierto que la exhumación se lleva a cabo en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, y también existe el interés por parte de la familia. Poniéndolo en conexión con la importancia de la persona a exhumar (alegando que fue jefe de Estado desde 1936 a 1975, lo que ha sido objeto de polémica en los medios) y en que no creen que se vaya a tardar mucho en resolver el recurso, acaban optando por suspender cautelarmente la exhumación.

En conclusión: el Auto TS suspende cautelarmente la exhumación a la espera de resolver finalmente sobre la cuestión, que según señala en la página nueve del auto, ‘los intereses públicos vinculados a la exhumación que ahora suspendemos no se verán afectados por un tiempo prolongado’. Toca esperar a la Sentencia.