Piden la eliminación de la zona naranja de la Avenida de Astilleros

Carmen Fidalgo: «No entendemos que no se haya actuado con la diligencia oportuna por el efecto negativo que esto supone para la movilidad en el centro»

La concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz, Carmen Fidalgo, ha exigido al equipo de gobierno, y más concretamente al concejal de Movilidad, Martín Vila, la supresión inmediata de la zona naranja que se ha colocado en la bolsa de aparcamiento situada en la avenida de Astilleros. La concejal de la formación naranja ha señalado que «esta modificación tenía un carácter temporal durante la celebración del Carnaval, pero la fiesta ha acabado y esta zona naranja aún se mantiene, por lo que nos tememos que esta medida se vaya a convertir en definitiva».

Fidalgo ha insistido en que «no podemos consentir que se siga privatizando el aparcamiento y ahogando a nuestros vecinos en una ciudad que sufre un grave problema de estacionamiento, lo que está causando muchas dificultades a la movilidad de los gaditanos». En este sentido, Fidalgo ha recalcado que de esta forma «se agravan los problemas de aparcamientos que sufre la ciudad, a la vez que se evidencia la mala gestión de la movilidad en la ciudad por la falta de alternativas efectivas a la construcción del carril bici».

La edil de Ciudadanos ha destacado que «no entendemos que no se haya actuado con la diligencia oportuna por el efecto negativo que esto supone para la movilidad en el centro. Si la medida era solo temporal, el mismo lunes ya se debería haber devuelto la bolsa de aparcamiento a su situación anterior».

Fidalgo ha declarado que son muchos los gaditanos y las gaditanas que «no se pueden permitir el lujo de pagar un aparcamiento privado para estacionar sus coches y que necesitan de sus vehículos para ir a trabajar, hacer determinadas gestiones o moverse por la ciudad».

Por último, la concejala de Ciudadanos ha resaltado que esta acción «demuestra la falta de planificación de la movilidad en la ciudad, lo que está provocando muchos perjuicios tanto a la ciudadanía como a los propios negocios del casco antiguo. Si la situación ya era complicada, la eliminación de un número tan grande de plazas de aparcamiento libre lo que viene es a empeorar las cosas».