Detectan 11 casos de coronavirus en una residencia de ancianos de Madrid

Entre las medidas de refuerzo se contempla la habilitación de zonas de aislamiento o limitación de contactos

La Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid ha reforzado las medidas de prevención ante el coronavirus en los centros y residencias de mayores dependientes de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) y de la Dirección de Atención al Mayor y a la Dependencia, tras una decena de contagios en una residencia de ancianos, al que se suma una auxiliar de enfermería.

Todas estas medidas de prevención se establecen tras mantener reuniones con la Dirección General de Salud Pública, han informado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Alberto Reyero.

Además, desde la Dirección General de Atención al Mayor y la Agencia Madrileña de Atención Social se está elaborando conjuntamente con la Dirección General de Salud Pública un protocolo específico que se enviará en las próximas horas a todos los centros dependientes de la Consejería de Políticas Sociales, con medidas específicas de prevención e intervención en estos recursos.

Entre las medidas de refuerzo se contempla la habilitación de zonas de aislamiento o limitación de contactos en las residencias de mayores y se procurará que aquellas personas con síntomas no utilicen las zonas comunes, como puede ser el comedor.

La AMAS ha anunciado la contratación de personal de enfermería y de servicios para reforzar la atención en aquellos centros en los que fuera necesario por la detección de casos positivos.

Coronavirus en la residencia

En el caso concreto de la residencia de Madrid, dependiente de la AMAS, desde la confirmación de los primeros casos de coronavirus en la tarde del miércoles, se ha dotado a los profesionales que trabajan en el centro de material de protección como indican los protocolos de Salud Pública y se ha reforzado la plantilla en los tres turnos.

Asimismo, han contactado telefónicamente con todos los familiares de los residentes y les han recomendado que no acudan al centro salvo que sea imprescindible. Además, se van a realizar pruebas a todos los residentes y a los trabajadores que cumplan criterios para descartar el contagio. Por precaución, además, se han suspendido actividades externas, como pueden ser prácticas formativas o el voluntariado.

Según ha detallado el sindicato CSIF tras la reunión mantenida este mediodía con la gerencia del AMAS, diez usuarios de la residencia y una auxiliar de enfermería (TCAE) de este centro han dado positivo por COVID-19.

Pese a que la situación, en palabras del gerente del AMAS, Óscar Álvarez, está controlada y están aplicando medidas para que la situación no vaya a más, el sindicato ha pedido que se pongan en marcha las medidas de prevención necesarias para todas las residencias de mayores de la red del AMAS, un total de 37, con el fin de que ni más residentes ni más trabajadores resulten afectados por este virus.

También han indicado que ya han distribuido más de 8.000 mascarillas entre el personal de estas residencias y centros de mayores regionales y que se va a cerrar los centros de mayores no residenciales, para evitar contagios.

CSIF ha pedido «transparencia informativa» al AMAS con el fin de transmitir tranquilidad a los profesionales y que estos se sientan respaldados en todo momento por la gerencia. Así, ha pedido que cualquier medida que se adopte se traslade a las organizaciones sindicales y ha subrayado que vigilará para que las medidas de prevención y protección se apliquen en todos los centros de la red.