El cuñado de Juan José Cortés V.J.M., acusado por el caso de la reyerta ocurrida en El Torrejón en septiembre de 2011, junto al propio Juan José y tres familiares más, ha reconocido ante el juez que fue el autor de los disparos contra la casa de A.F., y que lo hizo «por impulso» tras las discusión que mantuvo A.F., con Cortés y «sin intención de hacer daño, sólo para asustar», indicando además que pensaba que «la casa estaba vacía».

Durante su declaración ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva, y después de que Juan José Cortés haya defendido su inocencia y negado su participación en los hechos, V.J.M. ha manifestado que fue él el que disparó tras enterarse de que A.F., tío de Cortés y que en primer lugar interpuso una denuncia que después quitó, se había «cagado en los muertos» de Cortés.

«Eso es lo más fuerte que se le puede decir a un gitano y más tras vivir lo sucedido con la niña», ha enfatizado, refiriéndose a la muerte de la pequeña Mari Luz, y ha insistido en que fueron «unos disparos de una escopetilla vieja» que se encontró hace meses antes y que disparó a unos 50 metros de la casa porque pensó que no había nadie. «Las persianas estaban bajadas y no había luz».

Tras ello, ha asegurado que se fue «llorando» por lo que había hecho, indicando además que no comentó a ninguno de los acusados lo que iba a hacer. Por su parte, A.F., se ha mostrado arrepentido de lo dicho en la discusión mantenida con Cortés y ha señalado que, tras los hechos, supuso que los autores eran los acusados, pero que realmente no pudo identificar a nadie.