La diabetes es una enfermedad que limita el consumo de ciertos alimentos en la persona afectada. Es una patología crónica e irreversible, en la que el páncreas no fabrica o utiliza la insulina que el cuerpo realmente necesita. Por ello es necesario controlar la glucosa en sangre, para evitar problemas mayores en el organismo.

diabetes
diabetes

Así, la alimentación juega un papel vital en las personas con diabetes. No existen alimentos prohibidos como tal frente a esta patología, sin embargo es necesario limitar el consumo de ciertos productos que suponen una importante incorporación de glucosa al organismo.

Uno de los mecanismos más eficaces para controlar la glucosa en sangre es regular la alimentación. Es la práctica más adecuada que deben llevar a cabo las personas don diabetes.

Si una persona con diabetes tiende a comer alimentos que incrementen los niveles de glucosa en sangre puede provocar un aumento en el riesgo de padecer hiperglucemia. Así como causar efectos nocivos a la retina, riñones o corazón.

Generalmente, a las personas con diabetes se le aconseja seguir una dieta mediterránea, como al resto de la población. Sin embargo, en personas con obesidad es adecuado regular los niveles de grasa. Por ejemplo, las personas con hipertensión arterial deberían llevar a cabo una dieta con alimentos que aporten poca cantidad de sodio.

Cómo ya hemos adelantado anteriormente, a las personas con diabetes no se les prohíbe comer ningún tipo de alimentos. Sin embargo, resulta de vital importancia limitar el consumo de productos que aumente de forma importante los niveles de glucosa en sangre.

¿Qué alimentos no deben comer las personas con diabetes?

Uno de los aspectos más importantes que debe desarrollar una persona con diabetes es cuidar su alimentación. Existen numerosos alimentos que aportan beneficios a las personas con este tipo de patologías. E igualmente encontramos grupos de alimentos que las personas con diabetes deben restringir al máximo en su dieta.

1. Alimentos azucarados: Los dulces y alimentos con gran cantidad de azúcar deben ser una mínima excepción en la dieta de una persona con diabetes. El azúcar es perjudicial para mantener unos niveles de glucosa adecuados y pueden generar problemas en diabéticos. Alguno de estos alimentos son el chocolate, caramelos, golosinas, miel, helados, refrescos, alcohol y diferentes variedades de dulces.

2. Alimentos ricos en grasa: La grasa es un elemento que ayuda a aumentar de peso y además incrementan el colesterol. Este tipo de alimentos deben estar limitados al máximo en personas con diabetes. Hablamos de productos como carne grasa, mantequilla, yema de huevo, panceta, bacon…etc. Eso sí, una grasa recomendable para los diabéticos es la que procede del aceite de oliva virgen extra.

3. Cuidado con el sodio: Los alimentos con sodio no son nada adecuados para personas con diabetes. Este tipo de alimentos aumentan la presión sanguínea y pueden derivar en hipertensión. Entre ellos destacan productos como los embutidos, queso, pizza o patatas fritas.

4. Lácteos: Los productos derivados de la leche, todos los que no estén descremados, deben ser restringidos en la dieta de personas con diabetes.

5. Harinas refinadas: Los alimentos con harina refinadas se materializan en glucosa una vez que se introducen al organismo. Son productos como el arroz, pan blanco o galletas.

Cómo podemos observar, la dieta de una persona con diabetes debe ser muy limitada. No existe ningún alimento prohibido, pero estos grupos de alimentos aquí citados deben tener una presencia mínima en la estructura nutricional de los diabéticos.

Para una persona con diabetes cuidar su alimentación es sinónimo de salud, ya que ello le permitirá regular adecuadamente los niveles de glucosa en sangre para prevenir posibles afecciones graves.

No obstante, con el paso de los años cada vez aparecen nuevas elaboraciones que asemejan el sabor de estos alimentos a los originales, pero adaptados con ingredientes aptos para personas con diabetes.