El marido de Susana Díaz cobró de ayudas investigadas por desvío de fondos

El ‘caso UGT de Andalucía’ incluye dos expedientes de subvenciones a las que se imputaron nóminas de José María Moriche

Vuelve a la palestra la vinculación del marido de Susana Díaz, José María Moriche, con el momento de llevarse a cabo falsas ayudas de la Junta de Andalucía a UGT Andalucía, lugar donde trabajaba y cuya nómina habría salido de dos ayudas que se están investigando por posible fraude, tal como ha adelantado el digital El Independiente.

Cobros de Jose Maria Moriche, marido de Susuana Díaz, como trabajador de UGT | El Independiente

El juez Juan Jesús García, titular del Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla, afirma en su auto que en dichas partidas se habrían desviado fondos para financiar actividad propia de UGT, en vez de para la realización en exclusiva de las formaciones.

El Juzgado ha procesado al ex secretario general de UGT-A Francisco Fernández Sevilla y otros 14 responsables del sindicato por presuntamente defraudar 40,7 millones de euros destinados a cursos de formación, y ha sobreseído la causa contra el también ex secretario regional Manuel Pastrana por razones médicas.

Según añade Canal Sur, el cómputo global de las cantidades defraudadas en los expedientes de subvenciones concedidas por la Dirección General de Formación de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía a la organización sindical «asciende a 40.750.047,74 euros».

Se atribuye a los investigados los presuntos delitos de fraude en subvenciones y falsedad en documento mercantil. El juez recalca que entre 2009 y 2013 hubo «procedimientos concertados entre los responsables de UGT-A y determinados proveedores a fin de que, de una forma coordinada, pudieran facilitar al referido sindicato una vía de financiación para la práctica de sus actuaciones propias».

De los 14 expedientes objetos de la causa, dos son los que vinculan a Moriche, marido de la expresidenta de la Junta de Andalucía (98/2009/M/2111 y 98/2009/J/2017) tras cobrar las nóminas como auxiliar administrativo del Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) de UGT en Andalucía. Dichas ayudas ascendieron a 11.008.656,75 euros.

El juez indica que el 71,71 % de los 11 millones de euros de estas dos ayudas eran gastos no subvencionables, tras haber imputado el sindicato gastos de docencia cuando no lo llevaron a cabo, campañas de publicidad, y alquiler de locales cuando el dueño de los mismos era la propia UGT.