Agentes de la Policía Local de Sevilla han detenido a un varón de 61 años por un delito de violencia de género tras una presunta agresión a su mujer y a su hija.

Los hechos sucedieron pasadas las 16,30 horas de este domingo cuando un patrullero fue requerido por una joven de 22 años que, «muy angustiada, denunció que su hermana, de 25 años, acababa de llamarla por teléfono contándole que el padre de ambas se encontraba en el domicilio y que había agredido a su madre, de 61 años, y a ella misma», detalla el Ayuntamiento de Sevilla en un comunicado.

Los agentes se dirigieron a la vivienda acompañados de la denunciante. A su llegada, comprobaron que «todo el interior de la vivienda se encontraba revuelto; y que el presunto agresor se hallaba en ropa interior con una actitud muy agresiva», por lo que decidieron «separarlos, calmarlos y entrevistarlos para conocer la situación».

Según los testimonios, el varón llegó ebrio a mediodía y comenzó a insultar a su mujer hasta agredirla cuando ella insinuó que quería marcharse de la vivienda para evitar las agresiones. En un momento determinado, la mujer pudo llamar a la hija conviviente con la pareja; «que llegó al inmueble e intentó calmar al padre pidiéndole que se duchara y que se acostase».

No obstante, el padre «terminó abalanzándose sobre ella y golpeándola. En ese instante, la madre trató de defender a la hija; por lo que intercedió mordiéndole en una mano, momento en el que los agentes hicieron acto de presencia». El individuo fue detenido y trasladado a dependencias policiales, donde quedó a disposición judicial. En tanto que las víctimas quedaron en el domicilio rehusando asistencia y fueron informadas de los trámites que debían seguir.